Sunday, April 19, 2009

Presidentes y primeros ministros

Muy buena la nota de Natanson sobre presidencialismo, parlamentarismo y afines. Si bien no es un tema ultra-interesante, es tal vez la discusión politológica que más ha llegado al debate político, y por eso lo hemos tratado extensamente: desde el mes uno del blog fijamos nuestra opinión al respecto, y luego en repetitivos posts la ampliamos (destacamos sólo algunos por los interesantes comments que se dieron: éste, éste y éste).

Única discrepancia con Natanson: si bien es cierto que el mandato fijo de los presidentes se ha flexibilizado o "parlamentarizado", a uno le suena que algunos casos de reemplazos que menciona (sin conocerlos demasiado, en verdad), como el fin de los mandatos de Mahuad o Lucio Gutiérrez, no transcurrieron totalmente por canales institucionales sino que participaron actores (¿las FFAA?) extra-constitucionales. Eso apuntalaría el argumento de Zaffaroni. Pero, por otro lado, lo que no está para nada probado es que el parlamentarismo hubiera evitado esas "desviaciones"; como dice la nota, la inestabilidad democrática no es patrimonio de uno u otro sistema de gobierno. O, al menos, no lo es sin analizar su interacción con otras variables relevantes.

15 comments:

Primo Louis said...

En el parlamentarismo la da siempre un organo externo al parlamento: los reyes que convocan a nueva eleccion (en el caso de españa y creo inglaterra) o el presidente (caso italiano e israeli si no me equivoco).
Saludos!

Mordisquito said...

Leí la nota de Pagina12 en donde Verbistky insinua la posibilidad de un nexo entre Narvaez y El traficante Segovia y me quedó picando una duda. Creo haber escuchado por radio (no se cual ni cuando, pero fue en el transcurso de la semana pasada) que este señor Segovia va (o despues de la nota de Verbistky iba) como candidato del Pro por el partido de General Rodriguez.
Si alguien lo escuchó ¿lo podrìa confirmar?

sl said...

coincido Criador, el parlamentarismo en argentina podría derivar en inestabilidad política, crisis recurrentes de gobierno, sobretodo si de golpe se pasa a un parlamentarismo con actores políticos acostumbrados al presidencialismo (léase: legisladores acostumbrados a ser indisciplinados, sistema de partidos territorializado, partidos políticos divididos en facciones, transfugismo). Un parlamentarismo con estos actores sería catastrófico.
Pero las reglas forjan incentivos, y en el largo plazo las actitudes podrían cambiar, porque el parlametnarismo para que funcione bien requiere de cohesión partidaria y liderazgos fuertes. Además el parlamentarismo favorecería a las provincias en alguna medida (por ej. las intervenciones federales ya no serían por decreto).
Sin duda el parlamentarismo no es la solución de todos los problemas, ni siquiera de los más importantes de la sociedad, pero modestamente creo que puede ser un paso positivo si la transición se articula con inteligencia y responsabilidad, y se hace gradualmente.

Anonymous said...

Muy buena la nota.
Creo que cualquier cosa que se diga respecto de la Argentina debe ante todo tener en cuenta como funciona el federalismo real. Cuando uno estudia derecho constitucional en la Facultad se pone mucho énfasis en el rol del Congreso como controlador (y por eso el lugar común de quejarse que el congreso es una escribanía, etc) y no se toma en debida cuenta el contrapoder que representan en ARG los gobiernos provinciales. Ahí está quizás el verdadero control. Donde hay que poner el ojo es en el perverso sistema de coparticipación federal.
Felicitaciones por el blog.
Ramiro

El criador de gorilas said...

Sl, el problema es cómo sería pasar "gradualmente" de un sistema a otro. (Aún si obviáramos la pregunta de por qué quisieramos hacerlo; cuando el argumento de Zaffaroni es la estabilidad democrática, todo indica que las explicaciones están en otro lado y no en cuál sistema de gobierno rige). Y como no se me ocurre cómo sería el cambio, y como no conozco casos donde haya sucedido, la prudencia me sugiere el statuquoismo...

CV said...

Aporto un dato que encontré alguna vez pelotudeando en la red.

Existe al menos un antecedente en política comparada de pasaje del presidencialismo al parlamentarismo, y luego del parlamentarismo de vuelta al presidencialismo por medio de un plebiscito!

Luego de la renuncia en 1961 de Jânio Quadros, "el 25 de agosto de 1961, João Goulart asumió la presidencia, inicialmente en un régimen parlamentario. En 1963, fue realizado un plebiscito, en el cual se decidió el retorno al presidencialismo."

http://es.wikipedia.org/wiki/Jo%C3%A3o_Goulart

http://es.wikipedia.org/wiki/Presidencialismo_en_Brasil

sl said...

Buen dato CV. Gradualmente podría ser probando primero el parlamentarismo con alguna provincia importante, y evaluar los efectos en el sistema político provincial.

sl said...

Recordemos que en la literatura sobre federalismo, uno de los argumentos a favor de los arreglos federales es que permiten experimentar con nuevas propuestas de cambio.

Martin Böhmer said...

Criador,
A mi también me gusto mucho la nota. Sobre todo esa parte donde dice que el PAR no limita la concentración (está bueno eso de que algunos centenares de personas concentran más poder que una! –porque estamos hablando de la Argentina, no? La misma de la copa, de los DNUs, del apriete clientelar, esa, no? no del USA federal, con sistema electoral distinto, con dos partidos, con capacidad del Presi de negociar afuera del partido en el Congreso, no?)
Tambien me gustó mucho que el argumento de la estabilidad es “inverso” al de la desconcentración de poder. Muy bueno, todos sabemos que la estabilidad solo se alcanza con el mando inquebrantable del líder. Obvio.
También me gustó que el cambio pacífico y deliberado de gobierno genera inestabilidad. Obvio! idem anterior.
Me encantaron las razones que brinda para destrozar el planteo PAR como “lo cual es rotundamente falso” o para dar la razon: “lo cual podría ser cierto”. O esa maravillosa que afirma que lo que necesita el PAR no existe en la Argentina, cuando es obvio que, respecto de las cosas que enumera, los bobos PAR creen que justamente no están porque hay hiperPRE.
Pero la que más me gustó es la tesis de que ya hay PAR en PRE, y son esos bellos momentos latinoamericanos de incendios, muertes y destrucción de riqueza a los que lleva cíclicamente el PRE y los salva un PAR de facto. Pero ahí me perdí: estábamos a favor del PRE o del PAR?
Una buenísisma: nunca hubo cambio de régimen, ergo: el cambio de régimen no es deseable. Ahí sale lo mejor de mi lado conservador, grande Nate!
Pero el final… ah! el final! Siempre el ad hominem resulta lo mejor, pero este rescata lo mejor de la tradición argentina: cuando un problema es sistémico, atacarlo sólo con problemas aislados. Muchos PAR (o los PAR que otros menos jugados que el autor identifican como interlocutores a su altura) creen que el problema es sistémico, cuando es obvio, como dice nuestro periodista estrella, que los problemas son el sistema de partidos, el federalismo u, obvio, voto a Aguinis, nuestra "cultura política"!!! sic, (hace falta decirlo?)
Y finalmente el mejor argumento de todos: los PAR son viejos. Que bueno, que bueno. Gran artículo. Esclarecedor, definitivo.

Montoyista said...

Todo ya fue mas o menos dicho en este excelente blog, incluidas las ocurrentes diatribas del abogado cool Martín Bohmer...

Lo alucinante del post fue el Criador escribiendo que este "no es un tema ultra-interesante" (sic elevado al 100). ¿¿¿¿Acaso medio blog no estuvo dedicado al tema???? Magistral su talento para la sorpresa.

sl said...

no es un tema ultra interesante porque para ellos el debate ya está pasado de moda. Es como usar una camisa escosesa y zapatillas topper. Encima hay que hacerles caso, porque ellos imponen la agenda de lo que se puede hablar y sobre lo que es la moda. Así lo mismo con el sistema tributario (no, el impuesto a la renta no puede imponerse en nuestro país, sería inviable), lo mismo con la seguridad social (no, el subsidio de desempleo es inviable), lo mismo con las políticas de seguridad ciudadana (acá lo que va es la mano dura) lo mismo el sistema bancario y financiero (acá solo son viables tasas altas), lo mismo con el federalismo fiscal (no, acá la mayoría de los gastos locales tienen que estar financiados por transferencias directas del gobierno central), todo es demodée e inviable.

Anonymous said...

sl, pinta muy interesante tu comentario y tu bateria de ejemplos, pero no entendi bien quienes son esos misteriosos ELLOS...

sl said...

"ellos", básicamente, son los que están en el poder. No hace referencia a ningún grupo académico, sino a actores políticos

Anonymous said...

perdon por llegar un poco tarde a este debate...
por ahi lei que alguien decia (o al menos eso entendi) que debia encontrarse un punto medio entre parlamentarismo y presidencialismo, porque el primero seria inviable en un pais como el nuestro, pero a su vez el segundo nos ha llevado a una situación insttucional como la que estamos viviendo. Ahí creo que aparece la interesante figura del semi-presidencialismo al estilo francés, donde los periodos de cohabitación obligan a los diferentes actores políticos a negociar. Que opinan ustedes?

Anonymous said...

Pretty section of content. I just stumbled upon your web site and in accession capital to assert that I get actually enjoyed account your blog posts.
Anyway I'll be subscribing to your augment and even I achievement you access consistently fast.

my blog - Muhammad Luke