Monday, March 10, 2008

El Congreso del Mundo comenzó con el primer instante del mundo y proseguirá cuando seamos polvo

Discutir la generalizada idea de que el Congreso está pintado y por ende debería modificarse el sistema de gobierno fue tema repetido en este blog. Idea ésta muy cara a los hermanos Macana, que en algunos momentos pareció compartir (aunque luego rectificara) Mario de Palermo, sostenida incluso en un libro académico, así como por una amplia gama de líderes bonaerenses retro y por un juez de la corte. Hasta utilizamos la remoción de Alarcón de la presidencia de la comisión de Agricultura como indicador de que el Congreso, algo, importa.

Hoy, por primera vez en un medio masivo se les dio por mirar unos números y parece que el Congreso no está tan pintado, after all. Lamentablemente, todos los datos publicados comparan la proporción de leyes sancionadas que fueron originadas por el Legislativo (en relación a originadas por el Ejecutivo) en el Congreso argentino vis a vis las Asambleas de países parlamentarios, o semipresidencialistas. (Para sorpresa del cronista pero no nuestra, los números "favorecen" al Congreso argentino*). Estaría bueno comparar a la Argentina en relación a otros países presidencialistas, pero nos damos por satisfechos con que el mito del parlamento necesariamente poderoso en el parlamentarismo derrape un poco. Sí, el parlamento sueco sólo inicia el 4% de las leyes aprobadas. Usando un concepto místico-politológico: estos piben viven en una hegemonía fascista!

* Obvio que este dato en sí es medio pobretón. Puede ser que el Congreso apruebe pocas leyes originadas por el Ejecutivo porque éste emite decretos, o que las muchas leyes originadas en el propio Legislativo sean mayormente boludeces. Pero, bueno, es una nota de diario, no un paper...

PD: el 9% de leyes en Israel y el 2% en Portugal que no fueron originadas ni por el Legislativo ni por el Ejecutivo, ¿de dónde salieron? ¿Deus ex machina?

89 comments:

Nacho said...

¿Iniciativa popular quizás? En algunos lados existe esa figura...

el_bost said...

En Estados Unidos, el Congreso no quiere que haya tortura. El presidente, si. Conclusion, se tortura. Que dirian Lilita, Joaquin y Mariano?

No hay nadie que haya un estudio un poco mas profundo para Argentina? Tipo clasificar a las leyes en cruciales, relevantes e insignificantes, y estudiar que pasa en cada rubro. Cuantos proyectos del ejecutivo "salen como por un tubo" y cuales sufren modificaciones. Algun politologo que se cope.

Ikiki said...

Calvo 2007 (BJPS) tiene parte de la respuesta, que es analizada mas en profundidad en Calvo & Aleman (2008), todavia en coccion. Hay algunos laburos cuanti publicados con buenos findings del Congreso argentino (Jones & Hwang 2005, por ejemplo) y otros tantos que estan dando vueltas por los journals. Paciencia, paciencia, ya viene la evidencia.

el_bost said...

Para no alinearme tanto, Criador, tambien quiero decir que tan importante como analizar el origen de las leyes es analizar que es lo que directamente ni pasa por el Congreso.

La discrecionalidad presupuestaria que tiene el ejecutivo en Argentina, por la subestimacion de recursos en el presupuesto, la facultad de reasignar partidas y, fundamentalmente, por la falta de una Ley de Coparticipacion, es bastante grande.

Las dos primeras "debilidades institucionales", que en realidad son casi la misma, no me parecen muy graves. Esta claro que si el Ejecutivo mandara en el proyecto de Presupuesto lo que va a terminar ejecutandose, se lo aprobarian igual.

La que me parece mas importante es la ultima, aunque no se si es responsabilidad del Ejecutivo, por falta de impulso, o de los (sobrerepresentados) legisladores de provincias chicas, por falta de predisposicion a aprobar. Mientras tanto, el Presidente o la Presidenta de turno se recuestan y sacan provecho, como Mc Cain?

Lic. Baleno said...

Es cierto lo que el dice el_bost, el ejecutivo tampoco necesita un congreso en el sistema presidencialista... lo que no necesariamente habla mal de ese sistema si tenemos en cuenta que el Presidente y su Vice son los unicos cargos de la Nacion que son elegidos por todos los ciudadanos, no hay otro vertice de consenso asi que algun derechito extra debe tener caramba... ¿o a que se le llama democracia ahora?

El criador de gorilas said...

Nacho: después de postear (convencido de que era un error de tipeo del diario) me acordé de la iniciativa popular. Igual me suena que 9% es mucho...

Bost: bueno, el Congreso no quiere tortura pero por poquito. Si juntaran 2/3, ganaría el Congreso.

Ikiki: aunque estos temas no me copan demasiado, si usted recomienda habrá que leerlos...

Lic.: sí, son los únicos nombres que aparecen en las boletas en todos lados, los tipos se lo merecen...

El criador de gorilas said...

Ah, un muy buen artículo (unpublished) compara los vetos / insistencias en EEUU y Argentina en más o menos los últimos 15 años, y resulta que el Presidente argento veta más que el yanqui, pero, sorpresa, el Congreso argentino insiste bastante más de lo que uno supone.

Vamos a ver si nos autorizan a develarlo...

FT said...

Respecto a este último comentario del Criador, pregunto: el presidente de EEUU no tiene "line item veto", ¿no? Eso ayudaría a explicar porqué el argento veta más.

FT said...

Otra pregunta, ya que estamos: ¿en los sistemas parlamentarios, los del "ejecutivo" no son también miembros? En caso de que sí, ¿no puede alterar/ensuciar esto la estadística citada por Clarín?

Anitsuga said...

Yo no sep mucho sobre esto…pero estoy casi segura q no hay una ley q permita el uso del line-item veto por parte del presidente de EEUU (igual creo que el line-item veto permite realizar observaciones parciales en leyes relacionadas con partidas presupuestarias y no en cualquier ley).
En 1996 se sancionó una ley que regulaba esta herramienta a nivel nacional, sin embargo la misma fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema en 1998.
Pero como la Wikipedia es mucho mejor q yo para explicar estas cosas aca van dos artículos, uno sobre vetos y otro sobre signing statements (elemento que Bush distorsionó y usa todo el tiempo al estilo del line-item veto)
http://en.wikipedia.org/wiki/Veto#United_States
http://en.wikipedia.org/wiki/Signing_statement_%28United_States%29

Besos!

Eamonn said...

"Otra pregunta, ya que estamos: ¿en los sistemas parlamentarios, los del "ejecutivo" no son también miembros?"

sí, pero al menos en irlanda se hace una distinción entre government bills y private members' bills

Martín said...

Suecia es interesante. La hegemonía fascista socialdemocrata no salo impulsa el 96% de las leyes sino que gobernó los últimos 70 años casi de corrido, y ahora que perdió pareciera encontrarse en muy buena posicion para ganar nuevamene despues de retirarse una vez del gobierno.
http://en.wikipedia.org/wiki/Swedish_Social_Democratic_Party
http://en.wikipedia.org/wiki/Swedish_general_election%2C_2010

Ikiki said...

"El ejecutivo tampoco necesita un congreso en el sistema presidencialista". Falso amigo, es justamente lo que demuestran Mainwaring & Shugart (1997), Morgenstern & Nacif (2002) y varios otros millares de hojas de literatura. Si bien el presidente puede tener herramientas para hacer un bypass por sobre el Congreso, esto es, por lo general, un mecanismo costoso. La alusion al caso argentino actual es cierta, pero el poder de las decisiones administrativas del JGM no son fruto de poderes constitucionales explicitos, sino por delegacion del poder legislativo. Recordemos las controversias a la hora de renovar los superpoderes... no es descabellado suponer que, en caso de no contar con mayorias holgadas en ambas camaras, el poder acumulado en manos del tio Alberto seria harto menor, no?

Ikiki said...

Por otro lado, volviendo al tema original del post, las comparaciones cross-national entre porcentaje de leyes aprobadas suelen ser un tanto miopes. Antes de analizar numeros crudos, hay que ver el numero de puntos de veto que hay entre que un proyecto pasa por mesa de entradas y sale hecho ley. La estructura de comisiones es un tema fundamental. Si hay un control de agenda de parte del partido mayoritario, probablemente el numero de leyes que se aprueba sea mas restringido que en un esquema de poder mas repartido (lo cual tambien depende del tipo de legisladores, quizas no sea asi con una mayoria que solo busca pork). A su vez, hay sistemas que limitan el numero de legislacion que se puede introducir. En sistemas con menos limites, el numero de leyes que se aprueban puede ser porcentualmente menor que en sistemas con mas filtros. Finalmente, por que no mirar tambien que se entiende por "ley"? Leyes nacionales solamente? Son estas "public bills" independientes de la voluntad del ejecutivo? De que lado se cuenta una ley metida por el presidente de la Camara? Que pasa con otro tipo de proyectos como las resoluciones o declaraciones argentinas?
Finalmente, para no aburrir, retomo un viejo statement del Criador: asi como mayor tasa de sancion o mayor cantidad de leyes aprobadas no son indicadores de mejor labor legislativa, habria que suponer mecanicamente que % de introduccion de la legislacion que pasa es indicador de performance congresional? Que tal si el Congreso es en realidad reactivo, y su contribucion pasa mas por introducir enmiendas o cambios de las leyes que manda el PEN?

El criador de gorilas said...

(Pequeña fe de erratas: Mario de Palermo ya había publicado los datos que saca Clarín tras, de hecho, leer el libro de Pasquino. Por eso es el columnista amigo de la blogósfera. http://www.pagina12.com.ar/diario/escrito/index-2008-02-10.html).

Diego F. said...

Ahora ando escaso de tiempo, pero quería comentar algo en referencia a esto. Yo creo que la crítica al congreso acerca de ser una "escribanía del PE" pasa no tanto por la cantidad, sino por las leyes que pasan (y las que no se permiten pasar). La cantidad (el link que aporta habla exclusivamente de cantidad) no discrimina y así nos encontramos con que una gran parte de las leyes que sancionan en el Congreso son leyes del tipo "declárese de interés nacional el poroto misionero" o "se declara al 3 de diciembre como día nacional de la producción orgánica" and so on.
A la vez se cajonean proyectos de ley profundos y creo que la crítica al Congreso pasa justamente porque en los temas sensibles la percepción es que sólo se aprueba lo que quiere el PE, casi sin discusión. Incluso me animaría a afirmar que más que lo que se trata en el Congreso el problema es lo que no se trata.

Por eso es que yo le agregaría a la dimensión cuantitativa, la cualitativa. Perdón por la redacción de este mensaje express.

Saludos

Lic. Baleno said...

Cuando decia que el presidencialismo no necesita de Congreso simplifique un poco la cuestion, no es cuestion de poner cara aseria y hacerce el enojado.
No lo necesita siempre, le puede marcar el ritnmo, puede usar la banelco incluso, quiero decir que un sistema presidenciliasta la responsability (si todos meten palabras en ingles para decir cualquier cosa yo tambien que tanto) la tiene il capo di tutti capi, el excelentisimo.
No es el unico pero es el primero que pega.

Lic. Baleno said...

hacerce?? me doy unos latigazos y vuelvo

Anonymous said...

Criador:
Buena data. Me voy a comprar el libro de Gianfranco Pasquino y vuelvo...
Saludos,
CV

pd: Ahora, otra cosa, siempre se me cruzó por la mente que con el uso y, ejem, abuso de la palabra "hegemonía", Gramsci debe estar dando vueltas carnero en su tumba, no?

FT said...

Lic. Baleno: cuando termine de darse los latigazos, dése un par más por "aseria" y por "responsability" (responsibility).
;-)

Maq said...

Baleno: pero lo que decís es mas cierto todavi en los parlamentarismos monocolores... una vez que el congreso elige al primer ministro, el tipo puede hacer mas o menos lo que quiera sin tener que dar explicaciones al parlamento.

En realidad, me interesa marcar mas el tema de la importancia de las leyes (y no de las declaraciones "de interés nacional" de tal o cual cosa, que no son leyes sino, justamente, declaraciones porque no tienen valor normativo). Obvio que un análisis más completo debería discriminar las leyes importantes de las que no lo son, pero ahí surge el tema de cuál ley es importante.

A mi se me ocurren dos tipos de leyes importantes. El primero comprende las leyes políticamente importantes: las que generan polémica en los medios, que unen (o desunen) a la oposición (o al gobierno), etc, pero que en el corto plazo no tienen por qué afectar a la mayoría de la población. Un caso sería la reforma del Consejo de la Magistratura. Las otras leyes importantes son las que afectan directamente a gran cantidad de personas (o a todos) en el corto plazo, sin que ello signifique que tengan impacto político o mediático: tal vez son aprobadas sin que nadie se dé cuenta. Lo que esperaríamos encontrar es que en un sistema presidencialista el parlamento inicie muchas de las leyes del segundo tipo; las del primer tipo serían iniciadas por el PE cuando tienen mayoría en ambas cámaras (y el congreso las aprobría sin demasiada discusión), pero por el parlamento cuando el gobierno no tenga mayoría (o serian iniciadas por el gobierno, y luego sustancialmente modificadas por los parlamentarios). Tal vez ahí encontraríamos que el parlamento argentino de hoy no se diferencia tanto de los europeos en lo q hace a ls leyes políticamente importantes (aunq, obviamente, una idea mejor sería comparar presidencialismos y semipresidencialismos de todos los tipos: con mayoria en dos camaras, en una, con un presidente siempre minoritario, etc).

Una sola cosa más: Criador, publique esos datos comparando los vetos de aca y de USA, sería un aporte sumamente enriquecedor a una discusión como esta...

El criador de gorilas said...

Ya que se habló de Suecia, muy en los orígenes de este blog postée esto: "¿Cuántos de ustedes sabían que en Suecia el Poder Ejecutivo (el Ministro de Finanzas específicamente) puede alterar el presupuesto sancionado por el Legislativo sin consultar a éste? (sólo le informa 2 veces al año de eventuales cambios, o eso entendió el Criador leyendo esto). Encima, cuando el Ejecutivo envía un proyecto de ley, el Legislativo tiene sólo 15 días para decidir si lo modifica/rechaza (lo cual, como en cualquier parlamentarismo, es algo absolutamente inusual). Y si el Legislativo quiere censurar al gobierno, éste puede disolver inmediatamente el Parlamento; es decir, hay pocos incentivos para votar contra el gobierno. Además de todo, el mismo partido gobernó casi siempre en los últimos 74 años (incluyendo 44 ininterrumpidos). ¿Se imaginan las cosas que diría Morales Solá si en Argentina pasara algo de esto?". (http://elcriadordegorilas.blogspot.com/2006/07/destruyendo-mitos-desafiando-al-rito.html).

Y ya que se habló del mal uso de la palabra "hegemonía", también en los comienzos nos quejamos del uso de "partido hegemónico" en el caso argentino. (http://elcriadordegorilas.blogspot.com/2006/05/ay-manito-de-qu-diantres-ests-hablando.html). Decí que el público se renueva porque, evidentemente, me estoy quedando sin ideas!

Anonymous: no leí este libro de Pasquino, pero el titulado "Sistemas Políticos Comparados" no me gustó mucho. (El traductor no era politólogo, eso seguro).

Maq: y, es que no son míos...

Lic. Baleno said...

A partir de lo que dice el Criador acerca de Suecia insisto en mi pobrisima idea de que a medida que uno revisa sistemas politicos y mas alla del desfile circense de mascaritas todos tienen un tipo que en fondo les hace de ancla a todos y toma decisiones ad referendum.
Sera el Ministro de Finanzas de Suecia, Alberto fernandez o el Ministro de la Pindonga en Sudafrica (ya tire el academicismo al demonio) pero mas tarde o mas temprano todos los cuerpos colegiados hacen vertice en un primus inter pares como minimo... o no? Acepto contraejemplos (que sean reales, no cosas que en los papeles sean un lujo sino que funcionen en la cruda reality ¿vistes?)

Anonymous said...

Malvestiti dice: Muchachos, todos estos comentarios a favor del Congreso argentino son bastante desafortunados. Déjenme decir dos aspectos en los cuales el Congreso argentino está pintado, que ustedes no tomaron en cuenta y parecen ignorar (a pesar de todos los papers que han leído):
1. El control parlamentario de la administración pública: Acá el Congreso argentino está pintado en relación con el parlamentarismo y en relación con el Congreso estadounidense. En el parlamentarismo, el gobierno es parte del congreso y "dirige" la administración pública. En Estados Unidos, el Congreso nacional "co-dirige" la administración pública, participando del nombramiento de muchos funcionarios. En Argentina, sólo hace un control "ex-post", tipo interpelación, solicitud de informes, censura al jefe de gabinete, y el control de la auditoría. Las reuniones de legisladores con funcionarios de la administración no son tan frecuentes (en otros países latinoamericanos, ej. Chile, la cosa es mejor). Lean el libro de Mariana Llanos y Ana María Mustapic.
2. En Argentina el Congreso está pintado porque el Poder Ejecutivo tiene poder de dictar decretos legislativos y porque la Corte Suprema puede vetar las leyes. Ya sé, dirán: en muchos otros países sucede eso. Pero fijénse que, por ejemplo, en Estados Unidos el Poder Ejecutivo no tiene poder de dictar decretos legislativos, y en muchos otros países (Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia, Noruega, y Canadá) la justicia no tiene facultad de vetar las leyes con caracter definitivo.

A mí estos indicadores de cuál es la tasa de éxito de las leyes que presentan los legisladores me parecen bastante "miopes", porque olvida que las leyes para ser efectivas tienen que ser reglamentadas y ejecutadas por la administración pública, y en un país en el que la administración pública está controlada por el ejecutivo, es muy probable que terminen como "letra muerta". Debería haber algun indicador también de "inflación legislativa" (el dictado de leyes irrelevantes, e inaplicables), o de leyes no implementadas, para poder juzgar bien esos indicadores bastante truchos.
Conclusión: aunque los "numeritos" digan que los legisladores son tipos responsables o preocupados, el Congreso esta pintado, por razones estructurales.

Anonymous said...

Otra vez yo, malvestiti:

Es obvio que en los parlamentarismos el ejecutivo inicie todas leyes, porque tiene el control de la agenda. Y es bastante desafortunado decir que en los parlamentarismos el ejecutivo es bastante más fuerte de lo que se piensa; Esto es obvio, si el gobierno es parte del Parlamento. El gobierno y el parlamento están unificados.
Criador, tu defensa del congreso argentino es una defensa del estado de cosas actual, y no deja de ser por lo tanto una defensa del hiperpresidencialismo.

El criador de gorilas said...

Malvestitti: estoy de acuerdo con bastante de lo que decís. Por otra parte, lo mío no era una "defensa del Congreso argentino" porque, como dije varias veces, me gustan los modelos de democracia que concentran la toma de decisiones en pocas manos (aka, "Westminster"). Ya que estoy muy aficionado a auto-citarme en este hilo: "El Criador ve la democracia ante todo como un mecanismo de control, de posibilidad de remoción de los gobernantes. En un gobierno representativo, por múltiples (y buenas) razones, las decisiones las toman los gobernantes, no el electorado. Por otra parte, dado que en la mayoría de los casos no existe LA mayoría, sino que -aunque parezca ilógico- en un mismo tema puede haber varias mayorías distintas, el triunfo de una u otra siendo decidida por el sistema electoral utilizado, resulta difícil sostener que la esencia de la democracia sea adoptar las políticas que LA mayoría disponga. Si la "voluntad general" no existe, queda ver a la democracia como un poder de remover pacífica y regularmente a los gobernantes por lo actuado en su gestión. Y el parlamentarismo en mucho más transparente en esto: gobierno y oposición están claramente delimitados". (http://elcriadordegorilas.blogspot.com/2007/05/celebrity-deathmatch-parlamentarismo-vs.html).

Ah, y ya que estoy poniendo links, acá se había dado un lindo debate: http://elcriadordegorilas.blogspot.com/2007/12/presidencialismo-y-parlamentarismo.html (intervino Shugart, come on).

Anonymous said...

Malvestiti te responde:
Criador, me alegro que estes de acuerdo en lo que digo. Fijate que el tema del control de la administración pública no es menor, creo que ahí es donde se juega la suerte del congreso en el sistema institucional.
Gracias por el dato del debate en el que intervino Shugart, lo voy a leer con cuidado.
Por cierto, este blog es una maravilla. Felicitaciones

Anonymous said...

Malvestiti te responde:
Criador, me alegro que estes de acuerdo en lo que digo. Fijate que el tema del control de la administración pública no es menor, creo que ahí es donde se juega la suerte del congreso en el sistema institucional.
Gracias por el dato del debate en el que intervino Shugart, lo voy a leer con cuidado.
Por cierto, este blog es una maravilla. Felicitaciones

Anonymous said...

Malvestiti te responde:
Criador, me alegro que estes de acuerdo en lo que digo. Fijate que el tema del control de la administración pública no es menor, creo que ahí es donde se juega la suerte del congreso en el sistema institucional.
Gracias por el dato del debate en el que intervino Shugart, lo voy a leer con cuidado.
Por cierto, este blog es una maravilla. Felicitaciones

Anonymous said...

Criador:

Hoy nota de Pierre Ostiguy en Página:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-100540-2008-03-12.html

Maq said...

Malvestiti: es cierto q, a la hora de implementar políticas públicas, el congreso norteamericano juega un papel mucho más relevante q el argentino. Pero en ese caso yo tendería a pensar q la anomalía está en USA, más q acá. No sé si hay otros sistemas presidencialistas donde el congreso juegue un rol tan destacado al implementar políticas como allá (lo que no quiere decir q en otros lugares -y a veces en argentina, vg final del gobierno de Alfonsín- el congreso no pueda ser un feroz opositor al PE y vote en contra de todos sus proyectos).

Y por otra parte, me parece discutible q el control de constitucionalidad signifique que el congreso esté "pintado". Volviendo al caso USA, allá tanto el congreso como el CC son más fuertes que acá, lo q según tu argumento sería contradictorio. Los ejemplos que das (GB, NZ, Noruega, Canada) son de sistemas parlamentarios, no presidencialistas.

Anonymous said...

Otra vez yo, Malvestiti:
Criador, empecé a leer el debate en el que intervino Shugart y me topé con un par de ideas y ya no pude más que venir acá de nuevo a contestarte.
Decís literalmente: El Criador aún no se convence demasiado. Un parlamentarismo sin partidos "desarrollados e institucionalizados" (o, como mínimo, disciplinados) tampoco promete nada muy bueno para la democracia".

Una inquietud: ¿alguien se puso a pensar que el presidencialismo puede tener un impacto negativo en la institucionalización de partidos? Sí, como leen, el presidencialismo atenta contra la institucionalización de partidos. La lógica es clara: el presidente tiene legitimidad propia, ergo, cuando asume no necesita del apoyo de su partido (sobretodo si tiene poderes legislativos), ergo, gobierna sin preocuparse por lo que piensan los legisladores de su partido, ergo, los legisladores de su partido se enojan y empiezan a votar como quieren, o hacen bloques distintos, o forman un partido distinto (léase, peronistas que se unieron al frepaso en la epoca de menem, lease radicales que se fueron del gobierno en la epoca de De la Rua). Dirán: bueno, en Estados Unidos hay presidencialismo y partidos institucionalizados. Respuest: sí, pero el sistema electoral es distinto, y la disciplina partidaria en el congreso es menor. Por otra parte, el Presidente necesita del apoyo del Congreso para nombrar muchos funcionarios públicos de la administración, necesita por lo tanto de su cooperación.

saludos

Anonymous said...

Maq, sí, tenés razón. De hecho, creo que no hay presidencialismos sin control de constitucionalidad, lo cual es bastante triste. Estoy de acuerdo en que el Congreso de Estados Unidos es una excepción, pero dado que es el primer presidencialismo de la historia, ¿no será más bien que quienes se desviaron del patrón fueron los presidencialismos latinoamericanos? Igual esto es relativo, porque la "co-dirección" del Congreso en la administración pública americana data de la década del cuarenta (Caso Humphreys Executer, si mal no recuerdo)

Anonymous said...

Tal vez no quedó claro mi post sobre la institucionalización de partidos. Quiero decir que dado que el presidencialismo a la manera latinoamericana atenta contra la institucionalización de partidos, no es nada raro que veamos partidos más institucionalizados en los parlamentarismos y en el presidencialismo americano (presidencialismo sin poderes legislativos del presidente y en el que el presidente necesita del apoyo del congreso para gobernar -léase: nombrar funcionarios públicos, lease nombrar ministros por ejemplo). No se olviden que en USA los ministros (secretarios) deben ser aprobados por el Senado.

Malvestiti

Anonymous said...

Conclusión: Un parlamentarismo sin partidos "desarrollados e institucionalizados" (o, como mínimo, disciplinados) tampoco promete nada muy bueno para la democracia (Criador dixit), pero (oh sorpresa), la probabilidad de que se den partidos no institucionalizados en los parlamentarismos es menor (malvestiti dixit) (¿Qué dicen los datos de Torcal y Mainwaring?)

Anonymous said...

Muy bueno el debate y los cometarios puestos, que son de un nivel muy superior al que uno ve en cualquier diario, aunque esto es una caracteristica de este blog.

Creo que hay dos analisis uno mas teorico del diseño constitucional y otro mas practico de como ha funcionado el diseño.

En el mas teorico, el congreso tiene una posicion importante, ya que tiene bastante poder.

En la practica este poder esta degradado bastante debido a que el oficialismo, en general, tiene mayorias generalmente para que pasen cualquier cosa que manda. Entonces
porque en EEUU parece que el congreso es mas indenpendiente del ejecutivo? porque asi lo manda el sistema electoral, en en cual el candidato del partido solo en parte depende de la maquinaria nacional (del partido o del gobierno). En la Argentina, creo que todos estamos de acuerdo, la situacion es muy diferente. Este es creo yo el punto principal de diferencia al respecto mas que el rol teorico o practico que juegue el congreso.¿Alguien tiene dudas que una ley que realmente quiera K no la puede obtener? Ahora, enla epoca de Alfonsin, vimos pasaba otra cosa porque el senado era peronista. Estoy seguro que por sus afirmaciones el criador no ve con malos ojos que haya coincidencia en la toma de decisiones.

Yo lo que diria es el q el congreso de eeuu es mucho mas independiente del presidente. Fijense que cada presi yanqui tiene siempre muchos problemas en pasar leyes que no se refieran a cuestiones militares o de estado.(por ej la reforma de sistema de salud de clinton, la privatizacion de la seguridad social con Bush) que eran cuestiones supuestamente centrales a sus administraciones.

Quizas esto no sea bueno en un pais que a veces exige decisiones rapidas. Aunque quizas estamos como estamos por algunas de estas decisiones rapidas.

Fijense que las mayoria de las grandes decisiones nacionales, se toman siempre de un momento para otro,sin un input del congreso(pesificacion, convertibilidad, envio de tropas al golfo, privatizaciones, retenciones, copraticipacion, etc) o un input menor (consejo de la magustratura, cambios en la corte suprema).

La verdad no se que es mejor. Evidentemente decisiones como la pesificacion o convertibilidad cuestan tomarse en un debate en el congreso, pero quizas con el analisis debido no se hubieran tomado?

Peca

Anonymous said...

Una aclaración:

En pág. 98 de Pasquino (2007) se reproducen, de manera más ordenada, los datos de la nota períodistica; a los que se agregan dos países más:
Alemania (76% de leyes iniciadas por el Gobierno en Alemania frente a un 18% del Parlamento)y Austría (un 66% frente a un 21%, respectivamente).

También se aclara con relación al porcentaje "deus ex machina" (Alemania %4, Austría 13%, Israel 9% y Portugal 2%) que aparece bajo el rubro "otros", lo siguiente:

"En esta categoría se pueden encontrar asambleas regionales en Austría y Portugal; en el caso de Alemanía, el Bundestag."
Salute,
CV

Anonymous said...

Fe de ratas:

Donde dice: "pág. 98", debe decir: "pág. 68".

Donde dice: "períodistica", debe decir: "periodística".

Donde dice: "Alemanía", debe decir: "Alemania".

Anonymous said...

No sé a donde queres llegar Peca. Estamos discutiendo si el Congreso está pintado o no está pintado, y claro, todos acá partimos desde concepciones normativas para evaluar si está pintado o no. Por mi parte, considero que el Congreso "debe" ser el actor institucional más importante de un sistema político, sencillamente porque en él están representadas más voces, o tiene capacidad para representar más voces. Ningún otro órgano está estructuralmente mejor diseñado para representar el pluralismo reintante en una sociedad.
Decir que el Congreso argentino está pintado es decir que no tiene poder, y que debería tener más poder. Hay muchas variables en juego en esto de pretender darle más poder al Congreso, y el parlamentarismo no es la única solución. Comparto con el Criador de que un aspecto importante a evaluar son los actores de veto (efectivos) en un sistema político, y comparto su idea de que el parlamentarismo se pruebe primero a nivel subnacional, para evaluar sus efectos. En esto soy conservador: las mejores reformas son las "graduales" e incrementales.
Pero además creo que el presidencialismo argentino podría mejorarse y tender hacia prácticas parlamentaristas sin necesidad de hacer una gran reforma constitucional: por ejemplo, nada impide que el Presidente pida al Congreso que éste le ratifique los ministros que el ejecutivo nombra. Sería una práctica perfectamente viable, que podría incluso quedar institucionalizada. Nada impide que el Congreso emita un voto de "censura" contra la gestión de algún ministro (aunque éste voto no tenga efectos jurídicos, puede tener efectos políticos). Nada impide que el Congreso sancione leyes que exijan la ratificación del Congreso para el nombramiento de cargos importantes de la administración pública. Claro, estas reformas hoy dependen de la (rara) suerte de tener un presidente y legisladores "bien intencionados", motivados por concepciones normativas como las que yo tengo, lo cual es bastante improbable. Pero bueno, algo tendrán que hacer los legisladores para no seguir pintados como están, es hora de que empiecen a reclamar su lugar en este sistema que los ha marginado.
Yo creo que hay que dejarse de debatir las "grandes" reformas estructurales y empezar a armar un plan de acción gradual e incremental hacia el parlamentarismo, empezando por estas pequeñas movidas y por limitar absolutamente -por vía legal- el dictamen de los decretos de necesidad y urgencia. Creo que el Congreso podría además arrogarse la facultad de "insistir" en la validez de una ley declarada inconstitucionalidad por la Corte Suprema, después de un debate público. Nada impide que pueda hacer eso.

Malvestiti

Anonymous said...

¿Alguien leyó la nota de Terragno en la que dice que no hay democracia sin bipartidismo? Habría que presentarle a los los hermanos macana!

Anonymous said...

Malvestiti:

me disculpo si no fui claro. No se si estoy tan lejos en el fondo de lo que decis vos.

Basicamente creoque en la Argentina el Congreso desde el punto de vista normativo es claro que no esta pintado. Es bastante fuerte, no tanto como el norteamericano pero es un co-gobernante. Todas las facultades que vos mencionas podrian agregarse, no estoy en contra , pero me parece un poco "pour la gallerie" si no se soluciona lo que creo es el problema mas basico.

En la practica creo que el congreso esta pintado porque sus miembros en general dependen mucho del gobierno nacional o provincial y del partido. Obviamente hago un trazo grueso para que quede claro adonde voy. Entonces el elector mas importante a convencer no es el votante de San Luis o donde sea, sino el gobernador o el presidente que te apoya o no segun tu comportamiento posterior. Creo que obviamente esta situacion en cierto punto se da en todo el mundo pero me da la impresion que aca es mucho mas fuerte que en otros paises presidencialistas. A eso agregale que no existen varios centros de poder, basicamente es el presi, y algun que otro gobernador discolo, y un par de lideres de alcance nacional. Por lo tanto no importa que poderes tenga el congreso nunca los van a utilizar porque su lealtad (hasta el momento que el lider pierde la facultad de poder repartir) es a quien lo eligio como candidato.

Por eso aunque le des el poder de decidir que color de zapatos se tiene que poner el presidente, si no cambias como se eligen los miembros del congreso y quien tiene el poder de la bolsa nada cambia.

Es decir no creo que sea una cuestion de funciones entre poderes, si elige el ministro o no, sino de que a quien debe el cargo el diputado o senador y que tiene que hacer para mantenerlo.

Por eso veo que el congreso en Argentina cobro importancia cuando un opositor dominaba una de las camaras (por ej privatizaciones de Alfonsin).

Por eso no me parece tan importante un gobierno parlamentario o presidencialista. POruqe en la Argentina, debido a como se eligen los candidatos estos se deben al principe, local sectorial o nacional que al pueblo.

Peca

Maq said...

MAlvestiti, no entiendo tu posición. Por un lado decis que queres un Congreso fuerte porque es el único órgano que puede representar (mas o menos) adecuadamente a la pluralidad de opiniones q existen en el sistema político, pero por otra parte estás de acuerdo con probar un cambio hacia el parlamentarismo, lo que, como el breeder lo explicó hasta la saciedad, no haría otra cosa que acrecentar el poder del ejecutivo... en qué quedamos?

Peca, es cierto lo que decís, los legisladores de acá no suelen ser muy indeptes del gobernador provincial o el presi que digamos, pero no creo q con un cambio de sistema electoral se solucione, un sistema de distritos uninominales no haría sino incrementar las mayorias favorables a los oficialismos provinciales (si sacan una pluralidad en todos los distritos se quedan con todas las bancas... y los tipos no serian mas independientes proque los recursos financieros seguirían estando en el gobierno provincial). Tal vez funcionaria algun incentivo para q los legisladores se reelijan mas a menudo, pero soy esceptico.

Anonymous said...

Excelente punto Peca, me convenciste. Tu argumento si lo entendí bien es éste: no importa qué facultades tenga el congreso porque en última instancia los legisladores deben el cargo a sus patrones (jefes del partido, que normalmente están en el ejecutivo). Concedido.
Pero mi argumento -como es un argumento normativo- no queda debilitado. Más bien tu punto me obliga a exigir todavía más: no sólo hay que darle más poderes al Congreso; también hay que cambiar las prácticas de los partidos políticos. ¿Qué impide que los jefes de partidos sean legisladores? ¿Qué impide que los "patrones" sean los jefes de bloque -y no como sucede ahora los presidentes, gobernadores o intendentes.
De hecho, tu punto explica bien por qué las tasas de reelección de los diputados son tan bajas en Argentina (en comparación con otros países). El jefe de partido -normalmente en el ejecutivo- no quiere que ningún político "le haga sombra" y por eso manda a sus rivales al legislativo (donde no tiene más poder -por las razones que doy) y, encima, le niega la reelección. La típica estrategia argentina peronista de sacarse un rival partidario de encima mandandolo al Congreso. Y claro: los tipos llegan al Congreso, saben que van a estar unos pocos años, y agarran todo lo que pueden.
Conclusión: tu punto es bueno, pero no retiro lo que digo, más bien afirmo: no bastan con darle más poder al congreso, también hay que cambiar las prácticas partidarias.

Malvestiti

Anonymous said...

Maq, no entiendo tu punto, me da la impresión que pensás desde un esquema presidencialista. En el parlamentarismo, gobierno y parlamento están unificados. Decir que el gobierno es más poderoso en el parlamentarismo es lo mismo que decir que el parlamento es mas poderoso en el parlamentarismo.

Anonymous said...

aaayyyy Malvestiti...

Anonymous said...

A ver si me aclaro: dado que el gobierno depende de la confianza del parlamento en los parlamentarismos, decir que un gobierno es fuerte es tambíen decir que un parlamento es fuerte.

Cacho Espíndola said...

Como el dueño del circo me tiene catalogado de contrera, leo el blog esperando el día en que pueda iniciar un comentario con la frase "cuanta razón tiene, Criador!". Pero no. Lamentablemente tengo que disentir. Y con todo. El problema del Congreso no es cuanti sino cuali. No hay deliberación intraoficialismo (comentario gargareliano). El no oficialismo no tiene expectativa ni de hacer un dictamen. Es un Congreso que delega todas sus facultades. La profesion legislativa esta degradada en el juego politico. Y ademas: esos numeros estan mal.
(no se si ya se comentó, no pude leer los 46 comentarios previos)

Anonymous said...

Yo no negaría - y varios de los comments también lo pusieron de relieve - que adicionalmente es necesario un abordadaje cualitativo, pero por qué afirmás que los números están mal?
(Aclaro, por las dudas, no soy politólogo)
Saludos,
CV

Anonymous said...

Cacho, el Criador no defiende el Congreso argentino ni el presidencialismo argentino, es más bien partidario de un parlamentarismo a la manera de Westminster.

Anonymous said...

Maq,

No necesariamente soy partidario de los distritos uninominales. Hace un tiempo (bastante) creia que eran la panacea pero hace tiempo deje de pensar eso. No hay una sola receta, pero el sistema electoral no solo es el tipo de distrito tomado como base. Si tuviera la respuesta seria el Criador o politeologo en Paris. Las practicas politicas no se dan solo por el sistema electoral, eso es claro, pero creo que un sistema uninominal favorece en ciertas ocasiones y hasta un cierto punot la independencia de los candidatos.

Malvestiti,

Todo bien con tu punto, en cierto punto es una cuestion de opinion y gustos. Normativamente a mi no me parece necesario darle mas poderes al Congreso, pero te diria que es una cuestion de darle un portaaviones a la armada suiza o a la de etiopia. No pueden usarlo.

Los problemas de practicas politicas me parece que no se solucionan con normas directivas, porque los comportamientos muchas veces estan demasiado arraigados en costumbres mucho mas poderosas que las leyes. No es una defensa de la situacion actual sino un analisis aclaro.

Cambiar la practica politica no se soluciona con un cambio de sistema electoral o de financiamiento politico o con un sistema parlamentario. Es un cambio que incluye lo normativo, pero basicamente lo cultural. Como generalmente los cambios culturales son bastante complicados, )y menos si despues de la crisis de 2001 no cambiaron mucho) no creo que la situacion tenga mucho arreglo.

Lo mismo paso en la Argentina en 1820. Por mas que formalmente el poder lo detentaba el gobernador, la verdad es que era el caudillo local quien ponia al gobernador. Por lo tanto todas esas constituciones provinciales, formalmente eran fenomenas, pero en la practica eran letra muerta. Y eso que lucharon contra los caudillos bastante. Por eso me parece que dar batalla por un sistema parlamentario es en mi opinion errar el enfoque de como se organiza el poder. El poder no va necesariamente por los carriles institucionales, solo lo hace si le conviene.

Que mal me cae el Cholo said...

dale Criador, dejate de hinchar che.
5 días sin postear viejo....

Anonymous said...

Pocas leyes pero buenas.
Como dijo Goyeneche alguna vez, "Troilo no era grande por lo que escribía sino por lo que borraba". O algo asi.
Saludos
Portuario

Anonymous said...

Vamos a ver un poco los debates que ha generado el amigo Malvestiti. "El Congreso Nacional está pintado", Eureka : no descubrió nada nuevo, estimado. Los jefes de bloques son untados antes de ir al comicio y las comisiones se reapartieron antes de la elección. De esa manera ¿de que poder del Congreso hablamos?. Los diputados nacionales van en las listitas que arrastra el presidente o el gobernador y ud pretende que esa caterba se vuelva un equilibrador del poder presidencial??? Me parece que Ud. peca de ingenuo. El sistema no funciona justamente porque está armado para que los partidos políticos sean la chapa de cobertura del funcionario de turno que se presenta a presidente y la frazada que cobija a todos los delincuentes que se terminan alineando con él. Y si alguno de la oposición se amotina le dan un valijita con dólares (ahora Euros) como al diputrucho, o bien la banelco hace el resto.El error está en creer que haciendo siempre lo mismo vamos a obtener resultado diferentes. No muchachos, acá para que la cosa cambie hay que llevar adelante una profunda reforma política que le permita a cualquier mortal ( a Ud. malvestiti, o a cualquiera del blog) competir por cargos electorales. ¿O acaso cualquiera de uds. no conocen al menos una persona que no hace política, pero que bien podría representarnos sin ensuciarse las manos con los sobres de la SIDE???. Si queremos cambios dejemos la anomia y la comodidad de lado y tratemos de cambiar esto desde las bases. De lo contrario seremos opinólogos sin capacidad para modificar la realidad cotidiana, porque las opciones son Drácula ó el Hombre Lobo, y en ese caso no hay chances porque ambos, a su manera, son monstruos...
Dany Mazza

Anonymous said...

Ayyy, Danny Mazza, me decís ingenuo por querer darle mas poder al Congreso y, según entendí, tu propuesta es la de "hacer una gran reforma política desde las bases" para que "cualquier mortal pueda competir por cargos públicos", porque, según tu opinión, "los partidos políticos partidos políticos son "la frazada que cobija a todos los delincuentes que se terminan alineando con el presidente". ¿Qué proponés Danny Mazza? ¿las candidaturas individuales independientes? ¿Borrar del mapa a los partidos políticos y llamar a que nos representen aquellos que no son corruptos? Ahhh Danny Mazza, me parece que el ingenuo sos vos.
No, maestro, los partidos políticos no pueden ser borrados, son como el aire, estarán siempre ahí, desde que está el mundo la gente forma coaliciones estables para buscar el poder y gobernar. Lo dijo Madison, si los hombres fueran ángeles no habría problemas en delegarles el poder supremo, pero como no lo son, hay que diseñar estructuras institucionales capaces de hacer que tipos normales y corrientes, en ocasiones ambiciosos y egoístas, en ocasiones altruistas, puedan dar lo mejor que sí.
Y sí Danny, mi propuesta es un poco ingenua, y difícilmente practicable, sobretodo porque quienes ahora tienen el poder de cambiar no tienen ningún interés de hacerlo. Lo reconozco, soy un poco ingenuo, pero más ingenuo es pretender cambiar todo desde las "bases" y sin más fines que "poner a representantes que no se ensucien las manos". Obvio Danny. ¿Que querés, un gobierno con Ernesto Sábato, Marcos Aguinis, Beatriz Sarlo y el padre Mujica? ¿Que pretendes, que se vayan todos?
Yo sólo propongo un cambio gradual hacia el parlamentarismo, empezando por alguna provincia y haciendo cambios incrementales a nivel federal. Y claro, también se requiere cambiar las prácticas partidarias. No niego que para lograr estos cambios se requiere un contexto favorable. La ciencia política suele reconocer que el partido de gobierno sólo va a consentir autorrestringirse cuando sabe que va a perder las futuras elecciones. En el contexto actual, veo difícil que esto se de. Pero al menos soy menos ingenuo que vos.

Malvestiti

Donkey said...

Che Mazza, por que no te metes de voluntario en la Fundacion Atlas o en algun No-Think Tank de los cronistas de La Nacion? Me parece que te equivocaste de blog, aca los herederos de Bernardo no suelen ser muy tenidos en cuenta...

Anonymous said...

Malvestiti :Los grandes cambios sociales históricamente los han dado los pueblos desde el llano. Las estructuras anquilosadas han acumulado poder y más poder en la argentina y por eso tenemos lo que tenemos. Si no te das cuenta que las estructuras de los partidos políticos y la ley que las regula está hecha a medida de los Busti, los Alperovich y toda la runfla que conocemos y que se reciclan continuamente, estamos perdidos!!!. Sabés porque no funcionó el que se vayan todos???, Primero porque vino "el piloto de tormentas" a salvar a toda la clase política que en ese entonces no podía ni salir a la calle. Después, pq las barriales no supieron, no pudieron o no quisieron dar un salto de lo cuantitativo a lo cualitativo. Quedaron reducidas a sociedades de fomento o a discursos revolucionarios impracticables desde el punto de vista práctico. Ahora bien, ese germen quedó adormecido, pero existe, y los procesos en ebullición terminan por hacer que la lava surja del volcán. Eso nos muestra la naturaleza.Comparto contigo lo del federalismo verdadero. Que cada pvcia.,o cada región cobre sus propios impuestos y solo mande a la nación un pequeño porcentaje para sostener algunos ministerios (defensa, relaciones exteriores) que tengan razón de ser en virtud de que normatizan todo lo nacional, pero no el de educación (que no tiene escuelas) o el de salud(que no tiene hospitales) y posee un número de empleados públicos excesivos, como otros de iguales características.Por algo hay que empezar. Ya la vamos a seguir.Pero no te olvide de algo, el término democracia es utilizado por los políticos para justificar su propia existencia. Nada más que para y por eso.
Dany Mazza.

Anonymous said...

Mazza, no existis. Malvestiti.

Burro said...

Mazza, no tenes idea de lo que estas hablando. Mejor postea en el diario de Lanata, que al menos rima con sanata.

Anonymous said...

Que les pasa muchachos ¿les molestan las verdades??. Veo que defienden las posturas progres de gobiernos truchos como los de Alfonsin y quieren a través de normas modificar conductas arraigadas en el populismo desde hace años. ¿O acaso piensan que el país es viable con provincias deficitarias, manejadas por Kapangas que entregan cajas de pan y empleos públicos? A uds. les sacan la plata de los bolsillos para bancar planes trabajar,piqueteros y sostener la que se llevan detrás de la ecuación gasto público, y siguen creyendo que la cosa funciona normalmente. "Burro", el pseudónimo te describe. Malvestiti, yo no existiré para tipos como vos, que al parecer ni siquiera tienen pilchas para ponerse (de ahí tu pseudónimo). Uds confunden el intelecto con "parecer intelectualoides" divagando sobre ideas y post que describen realidades muy diferentes a las nuestras. En este país viven los Porretis, que aparecen en un video y dicen que no son ellos, los Barrionuevos ricos por no hacer nada y que piden no robar por unos años para que el país mejore, los Moyanos capaces de contratar a un sicario para limpiar cualquier desobediencia y tantos otros que son indefendibles pero que uds pretenden circunscribir "con normas que le den más poder a los legisladores". Por favor, me hacen acordar al inimputable De la Rua que creia que las palabras por si solas se transformaban en hechos y decía "yo garantizo" y con eso pensaba que el efecto de la garantía se operaba mágicamente.Ya la epistemología ha descripto suficientemente la ambiguedad y vaguedad del lenguaje para que en este siglo nosotros sigamos con la retórica de creer que a través de un blog se cambiará el mundo. A los hechos, muchachos, de lo contrario nos comerán los piojos...
Dany Mazza
P.D. : lean el anónimo de 10.45

Anonymous said...

Otrosidigo: Póngase de acuerdo o Bernardo ó Lanata,La Nación ó Crítica pero todo a la vez mmmm, eso demuestra su propia desorientación y la falacia de correr a quien opina por derecha o por izquierda, pero sin argumentos.
D. Mazza

Donkey said...

Date cuenta que sos un opinologo, no existis! No ameritas distincion alguna en dimension alguna. No habra algun blog de Maru Botana para que opines con mas entidad?

Anonymous said...

Danny Mazza, acá el único intelectualoide sos vos, que se anima a preguntar ¿les molestan las verdades? Aca ninguno cree que haya verdades absolutas, ni cree que las cosas se solucionen llamando a los honestos. La unica diferencia entre Barrionuevo y vos es de grado: Barrionuevo dijo que para que argentina mejore hay que robar menos, vos decis que para que Argentina mejore no hay que robar. Yo en cambio creo, Mazza, que para que Argentina mejore, no sólo hace falta no robar, sino solucionar problemas de acción colectiva, diseñar estructuras institucionales eficientes, que fomenten la cooperación y castiguen las conductas oportunistas. Tu argumento es este: el problema de argentina es la corrupción, ergo, hay que castigar a los corruptos y llamar a los honestos, luego, mejorará la argentina. Sólo te falta proclamar que vos sos el salvador de argentina. Pareces un predicador Danny Mazza.

Anonymous said...

Juntate con Lilita Carrió Danny Mazza, y dedicate a predicar con ella. Seguro que te va a ir bien. Tiene muchos fieles. Pero no mandes fruta acá, no vas a convencer a nadie. Malvestiti

Anonymous said...

Danny Mazza, respetamos tus opiniones, pero el problema es que no tenes un argumento convincente. Decís que las cosas no se solucionan con cambios normativos porque el problema es cultural (post del 10.45). Decís que el poder no va por detrás de los carriles institucionales, sino al revés (post del 10.45).
Bueno, Danny Mazza, no nos dejas escapatoria. Lo intuimos, queres que salgamos con los bombos y hagamos una reforma cultural desde las bases, sacando a los malos y poniendo a los buenos como vos. Mazza, las normas no cambian la conducta, pero ofrecen incentivos para la acción colectiva. Nadie acá piensa que cambiando las normas cambiará automáticamente la realidad. Nos atribuis a todos un supuesto "fetichismo" de las normas que nadie suscribe acá. Las normas no bastan, también hay que conocer los intereses, las estrategias de cada participante, los controles, los incentivos selectivos e ideológicos, y las normas culturales. Todo eso debe tenerse en cuenta para diseñar instituciones eficientes. En resumen: nos atruibis un fetichismo normativo que acá nadie suscribe y vos incurrís en un fetichismo cultural bastante barato.
(No firmo, porque los nombres y las identidades no importan)

Anonymous said...

Anomino de 1024,

Para aclarar el post de 1045 no fue de Danny Mazza, sino mio, para que no se le endilguen opiniones que no se si comparte.

Aca uno escribe de corrido. No le achaco a nadie nada.

Malvestiti es partidario de un sistema parlamentario, nada mas. No creo que piense que es la panacea. Pero me parece que el problema mas importante es como se eligen los representantes mas que a que tipo de organizacion van a pertenecer. Antes de decidir si queremos parlamento o congreso, tratemos de que los diputados o senadores actuales, tengan mas independencia.

No creo que las normas no son importantes, para nada. Pero si creo que las normas deben acomodarse a la realidad. Cuando una norma marca un cambio radical sin mucha relacion con una corriente importantisima en la gente, el cambio se queda en lo formal. Fijate temas como el juicio por jurados o la coparticipacion. Cuando la norma va demasiado en contra de como se realizan las cosas, sin incentivos para que los ganadores del sistema imperante cedan una cuota, al final no pasa nada. Esot no significa que las normas no importan, al contrario importan mucho por eso no hay que denigrar su autoridad pidiendoles imposibles. Podremos diferir si tal o cual reforma es posible o no, pero en cuanto a la reforma politica, a mi me parece que si no se hizo nada en el 2001, ahora que las cosas andan mejor, no sucedera nada. Ojala me equivoque, pero no creo que eso me haga fetichista de nada.

Y para aclarar, nada mas lejos de lo que quiero que una reforma cultural con bombos. Los cambios de este tipo no salen bien con bombos de acuerdo.

Soo señalo que un sistema parlamentario no es una demanda popular de la gente y es mas, a la mayoria le importa un comino que tipo de sistema tenes. Pero si hay una cuota de gente que le importa si los diputados los representan o no, no mucho pero mas de la que clama por el regimen parlamentario.

Saludos,

Peca.

Anonymous said...

Peca, tus comentarios siempre son constructivos e inteligentes, y tiendo a darte parte de la razón. Pero sólo parte. Partís de la premisa de que las normas deben acomodarse a la realidad, porque "cuando la norma va demasiado en contra de como se realizan las cosas, sin incentivos para que los ganadores del sistema imperante cedan una cuota, al final no pasa nada". Decís que el cambio a un sistema parlamentario iría demasiado en contra de como se realizan las cosas, porque si no se cambia el modo en que se eligen los legisladores, no va a cambiar nada.
Para empezar, yo estoy de acuerdo con que los cambios radicales no son eficientes. Por eso abogo por un cambio gradual e incremental, empezando por las provincias (si se quiere, empezando por los municipios) y haciendo pequeñas movidas en el sistema federal. Yo no creo que una reforma así tenga que ser tan ingenua y vaya a ser ineficiente en el largo plazo. Fijate que un cambio gradual desde las unidades locales hacia arriba significa cambiar gradualmente las prácticas partidarias también: hoy en día la trayectoria normal de un político empieza por el municipio, sigue por la provincia, y termina a nivel federal. En todos estos estratos, se reproducen los patrones partidarios de selección de candidatos. El intendente o candidato a intendente es el que decide la lista de los que van al Consejo Deliberante. Es el gobernador o candidato a gobernador el que elige las listas de los que van a diputados provinciales. Y es el candidato a presidente el que elige las listas de los diputados o senadores federales. Si empezamos probando el parlamentarismo a nivel local, las prácticas partidarias tendrán que cambiar necesariamente, porque los legisladores (municipales o provinciales) pasarán a "gobernar" literalmente, y estarán encima de la burocracia. La dirigirán y controlarán directamente. De manera que cuando estos tipos lleguen al nivel federal, estáran acostumbrados a dirigir la burocracia en sus antiguos puestos, y reclamarán lo mismo en el nivel federal. No creo que este cambio sea tan radical como para que sea ineficiente en el largo plazo.
Decís que a la gente le importa un comino qué tipo de organización tenga, sólo le interesa que los legisladores les representen. Bueno, dejame decir dos cosas frente a este argumento. Primero, que la gente tiene preferencias bastante incoherentes y cíclicas: preguntale a la gente primero si quiere que bajen los impuestos y después si quiere que se gaste más en educación. La gente te dirá que sí a ambas preguntas, sin embargo las dos son incompatibles. Si todos los cambios institucionales dependienderan de las inconstantes preferencias populares, no haríamos nada. Fijate que no digo que no importa el respaldo popular, sólo digo que las reformas eficientes requieren de un buen diseño institucional, y eso no se consigue sólo con movimientos populares. La revolución francesa no fue sólo el levantamiento de la burguesía y la clase obrera contra la nobleza, fueron también las ideas de Montesquieu, de Sieyes, Rosseau y gente que había pensado en diseños institucionales alternativos.
Y respecto de que la gente quiere legisladores que les representen, bueno, que más da que sean independientes si al final no tienen ningún poder. ´Queremos que nos representen, sí, y por eso les reclamamos que tomen decisiones.
Representación sin capacidad de decisión no es nada.
Malvestiti

Anonymous said...

Representación sin capacidad de decisión es teatro o comedia. Por eso es normal asociar a los legisladores con actores charlatanes hipócritas.

Anonymous said...

Voy a contestar a cada uno de los que me han replicado.
Anónimo de las 8.33:Puede que sea un opinólogo, no muy diferente a vos o a otros del blog. Desconocía que había que acreditar distinción alguna para participar aquí, pero el Criador nunca lo expuso , así que no le daré crédito a tus palabras.
Anónimo de las 9.11 : las verdades que yo expuse son descripciones de la realidad, por lo tanto es imposible disentir con ellas ¿Acaso Barrionuevo no dijo lo que todos sabemos? ¿los Porretis y los Moyanos no hacen y dicen las cosas que describo? ¿Porque se enojan entonces? Obviamente que pretendo que la clase política no robe, ¿o vos pensás distinto? . Y agrego : todos conocemos, más ó menos,el prontuario de muchos políticos que hoy detentan el poder, ya sea en legislativo,en el ejecutivo o en el judicial, y a nivel nacional, provincial y municipal. También cada uno de nosotros conoce gente común, no importa si tiene o no título universitario, que podría ejercer la función pública (y hasta tiene condiciones) de un modo diferente. Estos últimos terminan chocando contra las estructuras de los poderes constituidos, justamente por la casta política que no te permite que asomes la cabeza. Amén de necesitar una poderosa billetera para acceder a esa lucha.Esa forma de imponer la política es típicamente elitista y de castas cada vez más cerradas. En dicha inteligencia pretender "solucionar problemas de acción colectiva, diseñar estructuras institucionales eficientes, que fomenten la cooperación y castiguen las conductas oportunistas", suena a un discurso semánticamente anémico. Y si no explicame como motorizás esas ideas.Yo no me propuse como salvador y menos aún como predicador, lo que sí te digo que los proyectos se hunden si elegís a los corruptos en lugar de los honestos.
Anónimo de las 10.24 : Dije que lean el post anterior de la 10.45, porque lo compartía y me parecía inteligente.Nunca me lo atribuí, así que en todo caso le estás respondiendo a quien con una lógica impecable expresó muchas cosas que suscribo. Sí te voy a decir algo : muchas veces las normas cambian conductas o las interpretan, y muchas de ellas sirven para el incentivo colectivo.El problema está en quien las elabora, y cuáles intereses privilegia. Si son los propios o los partidarios, todos sabemos como se acomoda el cuadro normativo.Si es en beneficio del bienestar general, la cosa cambia. El problema es que muchas leyes que atienden estos requerimientos sociales duermen el sueño eterno en el cajón de un legislador que preside una comisión, que a su vez responde al jefe del partido,del gobierno, o directamente al Presidente de la Nación.Y te llevo a una cuestión cotidiana y de actualidad: Moreno se defeca en todos los legisladores, jueces y políticos que quieran hacer del Indec una institución creíble. ¿Alguien ha podido contra Moreno?.Ahí está el germen de lo que vengo expresando y por lo cual he sido denostado en este blog: la corrupción impune.
Peca, suscribo también tu comentario de las 8.59 horas.
Malvestiti 9.47: Me sorprende como podés con tanta facilidad borrar con el codo lo que escribís con la mano. ¿No eras vos el que te burlaste cuando opiné que los cambios había que hacerlo desde la bases?(leé de nuevo tu comentario de las 2.56).Te transcribo :"abogo por un cambio gradual e incremental, empezando por las provincias (si se quiere, empezando por los municipios)", es decir, querés empezar desde las bases (como decía yo), pero nada más que ese comentario lleva tu firma y nadie lo discute, quizá porque hayas ameritado tener alguna distinción que desconozco.
Sigo: "Fijate que un cambio gradual desde las unidades locales hacia arriba significa cambiar gradualmente las prácticas partidarias también: hoy en día la trayectoria normal de un político empieza por el municipio, sigue por la provincia, y termina a nivel federal.". Ven como coincide Malvestiti conmigo, aunque use otro decir!!!!.
Otra más:" El intendente o candidato a intendente es el que decide la lista de los que van al Consejo Deliberante. Es el gobernador o candidato a gobernador el que elige las listas de los que van a diputados provinciales. Y es el candidato a presidente el que elige las listas de los diputados o senadores federales." Yo dije, oportunamente : "Los jefes de bloques son untados antes de ir al comicio y las comisiones se reapartieron antes de la elección. De esa manera ¿de que poder del Congreso hablamos?. Los diputados nacionales van en las listitas que arrastra el presidente o el gobernador y ud pretende que esa caterba se vuelva un equilibrador del poder presidencial???" ..." El sistema no funciona justamente porque está armado para que los partidos políticos sean la chapa de cobertura del funcionario de turno que se presenta a presidente y la frazada que cobija a todos los delincuentes que se terminan alineando con él. Y si alguno de la oposición se amotina le dan un valijita con dólares (ahora Euros) como al diputrucho, o bien la banelco hace el resto.El error está en creer que haciendo siempre lo mismo vamos a obtener resultado diferentes.".Fíjese Ud. Malvestiti, y demás lectores, como coincidimos en el diagnóstico.
Para finalizar le transcribo una joyita suya : "Y respecto de que la gente quiere legisladores que les representen, bueno, que más da que sean independientes si al final no tienen ningún poder. ´Queremos que nos representen, sí, y por eso les reclamamos que tomen decisiones.
Representación sin capacidad de decisión no es nada." Es indudable que Ud. reitera mis conceptos. ¿A quienes representan los políticos?? A ellos mismos, o al poder que le indica que , como y cuando tienen que hacer tal cosa.
Tomo el pensamiento agudo del anónimo de las 10.08 horas : "representación sin decisión, es teatro ó comedia" ( y hasta veces lo convierten en drama), y agrego : no solamente son charlatanes hipócritas, son esencialmente delincuentes!!!!.
Dany Mazza.

Anonymous said...

Bueno Danny Mazza, me alegro que podamos llegar a puntos en com�n. �Vi� como dialogando con argmentos la cosa mejora? Usted ahora me hace ver que no estamos tan en desacuerdo, y me ha convencido. Pero usted hab�a desechado toda posibilidad de instaurar el parlamentarismo, por ser una reforma destinada a fracasar, y yo ah� me negaba. Ahora parece que le atrae mi propuesta de empezar desde abajo, y me alegro por eso. Tal vez partimos de marcos te�ricos distintos, pero llegamos a ponernos de acuerdo en puntos concretos (un acuerdo te�rico incompleto a-la-Sunstein). Aclaro:ac� nadie tiene distinciones, si este blog es bueno es precisamente porque s�lo prevalece el mejor argumento, y no las identidades y trayectorias de las personas.
F�jese que el parlamentarismo tiene varias ventajas:
1. Permite sacar del poder a un gobernante ineficaz, o corrupto, sin poner en peligro el r�gimen y sin tener que esperar el fin del mandato. De La R�a podr�a haber sido depuesto por el Parlamento y se hubiesen llamado a elecciones inmediatamente.
2. Permite un control m�s eficaz de la administraci�n p�blica. El gobierno (que est� en el parlamento) dirige la burocracia y la oposici�n cnotrola, casi cotidianamanete y no, como ac� con espor�dicas interpelaciones a ministros.
2. Fomenta la institucionalizaci�n de partidos, porque el primer ministro depende del apoyo de sus legisladores para que las propuestas prosperen. Se dice que los parlamentarismos no funcionan sin disciplina partidaria. Esto es obvio, pero ignora que el primer ministro, antes de presentar un proyecto, tiene que recabar el consentimiento de sus legisladores. Obvio que despu�s van a votar en bloque. Si no la propuesta no se hubiese presentado. Pero ac� el presidente no necesita del apoyo de nadie para gobernar, y la disciplina partidaria de los legisladores es pura lealtad (y en el peor de los casos compra de votos). Ac� tenemos "C�sares" que hacen y deshacen, y se cagan incluso en su propio partido. Es normal que veamos pol�ticos que abandonen sus partidos y formen otros, o se unan a las filas de otros fuerzas partidarias. Cuando hacen eso, se llevan su electorado tambi�n. El resultado: etiquteas partidarias cambiantes y volatilidad electoral. O sea: deb�l institucionalizaci�n de partidos. Y como hay d�bil institucionalizaci�n, la gente ya no sabe a quien votar, porque requiere de mucha informaci�n. En un contexto as� las elecciones no sirven para canalizar las preferencias ciudadanas, ni sirven como control de los pol�ticos.
3. Al darle al Parlamento la m�xima autoridad dentro del sistema, satsiface el requerimiento democr�tico de que debe gobernar quien mejor garantiza la igualdad pol�tica y y la representaci�n.
Para finalizar, me causa bastante risa oir que el parlamentarismo no va a funcionar en argentina, por muchos de los obstaculos que algunos mencionan (ej, una cultura pol�tica presidencialista). �Alquien acaso cree verdaderamente que el presidencialismo argentino funciona bien?
Yo sigo sosteniendo que un cambio desde abajo (desde los municipios) e incremental (y por etapas) no es ingenuo, y deber�a ser intentado. S� esto es para vos es un cambio desde las bases, entonces estamos de acuerdo.
Malvestiti

Anonymous said...

Mazza, el ejemplo de Moyano viene al pelo. ¿No creés que si el Congreso tuviera injerencia en la designación de Moyano, las cosas podrían ser mejores? Por ejemplo, exigir que la designación de ese cargo técnico (y que debería ser imparcial) requiriera de una mayoría cualificada del Congreso. Pero no, acá el Presidente es el César. Se dice que las instituciones son el reflejo de la sociedad, y que como vivimos en una cultura política autoritaria, necesitamos de un presidente, que responde a esa cultura. Crasa mentira: las preferencias de los ciudadanos son endógenas a las instituciones en las que viven. La gente adapta sus preferencias al ambiente. Un cambio en las instituciones desde abajo podría empezar a cambiar las cosas, incluso la cultura. Yo no entiendo, por ejemplo, por qué a ningún municipio se le ocurre cambiar el sistema presidencialista a nivel municipal.
Malvestiti

Anonymous said...

Fe de erratas: donde dice Moyano debe decir Moreno. Malvestiti

Anonymous said...

Caballero Malvestiti : Es probable que con un parlamentarismo en serio, ciertas dificultades que hoy padecemos tiendan a corregirse. La cuestión está en que en aquellos países donde el parlamentarismo funciona medianamente bien, el presidente tiene un poder bastante acotado. Fijese Ud que cuando se llevó a cabo la reforma del 94 la idea era que el Jefe del Gabinete cumpliera las funciones de primer ministro, sin embargo el sistema pro-presidencialista se las ingenió para que eso no ocurriera y que las cosas siguieran como hasta entonces. Ud me pregunta por Moreno ó por el cargo que el detenta y le quiero decir que con la actual composición parlamentaria lo terminarían designando a él porque todos están encolumnados con lo que K manda o su Sra. esposa decide. Y allí volvemos a las fuentes : hay que empezar a modificar las cosas desde abajo. Por ejemplo, cuando se dignen a poner en marcha el tema de las comunas sería una excelente oportunidad para que los ciudadanos apuesten por ese vecino que dirigió bien un hospital, que se destacó en el manejo de un colegio, o haya sido un empresario o comerciante que trabajó también para el barrio. A eso me refería cuando decía que debemos ser los propios artífices de nuestro destino, que debemos convencer a esos pares nuestros para que entren en política, porque justamente son los políticos de siempre los que dicen que la política es una merde con el objeto de desalentar el ingreso de personas que seguramente le van a hacer sombra por capacidad y honestidad ¿o no lo cree ud. también asi?
Dany Mazza.

Carlos V said...

Es interesante el debate.

Creo que es importante (para quienes no provenimos de la ciencia política) aprender de los colegas politólogos lo siguiente:

"Quien conoce el derecho constitucional clásico e ignora la función de los partidos tiene una idea equivocada de los régimenes políticos contempóraneos; quien conoce la función de los partidos e ignora el derecho constitucional clásico tiene una idea incompleta, pero exacta, de los regímenes políticos contemporáneos." Maurice Duverger (1961)I partici politici, citado por Gianfranco Pasquino (2007) Los poderes de los jefes de gobierno, Buenos Aires: Prometeo.

Es decir, además de concentrar nuestra atención sobre el diseño institucional en abstracto(parlamentarismo/ presidencialismo) analizar el régimen de partidos y el sistema electoral.

Yo simpatizo más bien con un esquema parlamentarista, básicamente, por el clásico argumento de Juan Linz sobre la estabilidad sistémica (aunque también existe alguna controversia empírica sobre el punto, que yo no manejo bien), algo que en Argentina creo que debe preocuparnos alguito.

Pero si no nos concentramos en examinar, por ejemplo, el sistema electoral, nuestro análisis "renquea".

Por otra parte, creo que también está pendiente un estudio más exhaustivo de la cuestión de la "presidencialización" de los parlamentarismos (y de la política en general).

Al parecer, así lo sostienen T. Pogunke y P. Webb (eds.) (2005) The Presidentialization of Politics. A Comparative Study of Modern Democracies, Oxford: Oxford University Press. (no lo leí, tomo la cita de Pasquino)
En fin.
Saludos,
Carlos V

Anonymous said...

Danny Mazza, estoy de acuerdo con tu postura de que acá hace falta menos corrupción y más honestidad, y más laburo, y más solidaridad. En resumen, más virtud cívica, como los republicanos (y tiendo a sentirme republicano) lo llaman. De acuerdo. Pero la virtud cívica no surge de la noche a la mañana, y además, la virtud cívica requiere ser incentivada desde las instituciones, por eso los arreglos institucionales son importantes.
Disiento con vos respecto de tu análisis del jefe de gabinete. En ningún momento se pretendió que el jefe de gabinete fuese un primer ministro, porque sus funciones ejecutivas son subalternas a las del presidente. El jefe de gabinete fue una figura a medio camino entre el presidencialismo y el semipresidencialismo, que al final no funcionó. Además de que las facultades del jefe de gabinete no son idénticas a las de un primer ministro, fijate que en algunos semipresidencialismos, el presidente nombra al primer ministro pero ya sólo lo puede destituir el Congreso. Acá el presidente lo nombra y lo puede destituir cuando quiere. Había tres escenarios: un presidente minoritario en el Congreso, escenario en el cual el presidente podía elegir como jefe de gabinete a alguien de otro partido y así forjar una coalición; un presidente mayoritario en el Congreso (caso actual), en el cual la figura del jefe de gabinete se vuelve irrelevante; y el caso de una crísis política y social fuerte, en el cual la destitución del jefe de gabinete podía servir para paliar la crisis. Durante la crisis del 2001, en ningún momento se pensó ni se consideró que la destitución del jefe de gabinete iba a resolver la crisis. La gente pedía la cabeza de De la Rúa.
Lo que quiero decir es que afirmar que la figura del jefe de gabinete puede funcionar como un primer ministro es un verdadero disparate, porque constitucionalmente no tiene competencias para eso ni la autonomía requerida para eso. Es un invento tipicamente argentino, que intenta tener contentos a todos y que al final no sirve para nada.
Gracias CV por tus comentarios sobre la presidencialización de los parlamentarismos. Aunque puede ser que exista una tendencia a la presidencialización de los parlamentarismos, creo que hay diferencias cualitativas entre esos dos sistemas. De todos modos, fijáte que en Europa cuando se habla de la "presidencialización" de los parlamentarismos no es justamente para decir que parlamentarismo y presidencialismo son lo mismo, sino para denunciar una tendencia que se ve como reprochable.

carlos V said...

Anonymous 5.53:

Me atrevería a decir no todos evalúan de modo necesariamente negativo ('reprochable') el proceso descripto, aun cuando yo no maneje de modo competente las discusiones sobre el punto.

Ya que terminé de leerlo hace un par de días, bueno, hago una larga cita:

"... el primer ministro inglés es probablemente en la actualidad más poderoso que en el pasado. Que este poder no dependa sólo de la dimensión de las mayorías parlamentarias ni de la afiliación política del primer ministro, es algo fácilmente comprensible considerando conjuntamente las personalidades y las acciones de gobierno de Margaret Thatcher y Tony Blair. La tesis de Maclean es que ambos han demostrado gran capacidad de 'manipulación política', es decir, capacidad más que de valorar negativamente, de redefinir la acción de gobierno, su espacio, su legitimidad, lo que Mc Lean asimila a la capacidad de los estaditas (statecraft).

A pesar de todas las reservas de Rose sobre el nuevo estilo de la política inglesa, Mc Lean, en su análisis de algunos grandes primeros ministros ingleses, se muestra fascinado por su capacidad para innovar. Los ejemplos de innovaciones que Mac Lean elige son extremadamente interesantes: 'abrir y cerrar dimensiones políticas'; 'dar cauce a políticas radicales e inesperadas'; 'transformar una coalición permanentemente perdedora en una coalición vencedora'; 'salvar un partido cuya base social está erosionada'. El hecho de que desde Lloyd hasta Churchill, desde Margaret Thatcher hasta Tony Blair, muchos primeros ministros ingleses hayan podido incidir firmemente, siempre con instrumentos y modalidades democráticas, en la política de Gran Bretaña, es probablemente la señal más convincente de que el gobierno del primer ministro, o el modelo de Westminster, crea un liderazgo político competente; exalta, si es que existen, las capacidades, y premia, dentro de lo posible en política, los méritos. Visto en conjunto, esta es la lección que emerge de los excelentes estudios aquí considerados sobre la relación que existe (no sólo en Gran Bretaña) entre los mecanismos institucionales y la formación y el ejercicio del liderazgo político y de gobierno"
Confr. Pasquino, Gianfranco (2007) Los poderes de los jefes de gobierno, Buenos Aires: Prometeo, pág. 104.
(El libro que se cita es I. Maclean(2001) Rational Choice and British Politics. An Analysis of Rethoric and Manipulation from Peel to Blair. Oxford: Oxford University Press., que tampoco leí)
Saludos,
CV

Anonymous said...

CV, ya que estamos con las citas, déjeme transcribir el abstract del paper de Samuels y Shugart (2006). Los datos de este paper respaldan uno de mis argumentos: el cesarismo de los presidentes, que hacen y deshacen y no necesitan del apoyo de su partido. Resultado: es más probable que un presidente rompa las promesas electorales que un primer ministro, ergo, es más probable que se produzcan fracturas en el partido gobernante (legisladores que se sienten defraudados), que se formen nuevos partidos, y todo eso produce etiquetas partidarias cambiantes y volatilidad electoral.


"In this paper, part of a larger book project, we build on our previous research (Samuels and Shugart 2003), which argued that all else equal, presidentialism impedes representation based on prospective government “mandates.” Inspired by and building on research on Latin America by Susan Stokes (2001), here we empirically test the hypothesis that presidentialism works against prospective mandates by exploring the incidence of “policy-switching” under different democratic constitutional formats: presidentialism, semi-presidentialism, and parliamentarism. We compare the campaign promises and enacted policies before and after every democratic election around the world between 1978 and 2002 (N=384), and we confirm our hypothesis: on this measure at least, mandate-representation is far less likely under presidentialism, in particular under minority government. We explore the implications of our findings for theories of democratic representation through political parties".

Malvestiti

El criador de gorilas said...

Malvestitti: amplío luego, pero no comparto mucho del argumento de Shugart y Samuels. Y sobre las etiquetas partidarias, en EEUU el presidencialismo no afectó su durabilidad.

Salute.

Anonymous said...

Criador, el presidencialismo estadounidense funciona bien porque el presidente necesita de la cooperación del congreso, porque éste co-dirige la burocracia. Es decir, el presidente necesita del apoyo de los legisladores para gobernar. Acá el presidente no necesita del apoyo de los legisladores.
Malvestiti

Anonymous said...

Y si necesita el apoyo lo tiene, Diaz Bancalari,Pichetto, etc, son todos genuflexos y eso es porque la reforma del art. 38 de la CN le dió a los partidos políticos un status que no tenían ( en la constitución de 53 y hasta 1994 no estaban incluidos) y a partir de allí con las leyes que reglamentaron el artículo de la CN (Ley de partidos políticos, financiamiento de los mismos, etc)encontraron la manera de quedarse eternamente en el poder, reciclándose cuando las circunstancias así lo aconsejaban.
Reitero, no estoy en contra de los partidos políticos, creo que en la forma en que están organizados y legislados hoy, acrecientan el hiper-presidencialismo.
Hay un comentario interesante en La nación del martes último, escrito por Felix Lonigro "Muchos partidos, pero con ideas", que describe parte de lo que digo.
Dany Mazza

Anonymous said...

Malvestitti:

Gracias por tu cita del abstract Samuels y Shugart (2006). Si me pasás la cita completa, lo buscaré para mirarlo, porque me interesa.

Ahora, no veo bien en qué sentido el presidente estadounidense "co-dirige" la burocracia.

Buena parte del sistema administrativo yankee son agencias regulatorias independientes, a las que el Congreso les ha transferido amplias facultades de legislación y ejecución. Incluso facultades "jurisdiccionales" (lo que se conoce como la primary jurisdiction doctrine).

Es verdad que para el nombramiento de los Secretarios de Estado ("The Cabinet") el Presidente requiere contar con el acuerdo del Senado.

(En el caso de los funcionarios inferiores, entiendo, ello fue completamente delegado por ley, según lo previsto en el Art. 2, Section II, Clause 2)

Pero también, me parece, debe tenerse en cuenta que en la Administración estadounidense rigió hasta 1883 el spoil system ("to the victor go the spoils").

Y también que desde por lo menos el New Deal existen otros funcionarios tan o más poderosos que los Secretarios de Estado:

"Though the Cabinet is still an important organ of bureaucratic management, in recent years, the Cabinet has generally declined in relevance as a policy making body. Starting with President Franklin Roosevelt, the trend has been for Presidents to act through the Executive Office of the President or the National Security Council rather than through the Cabinet. This has created a situation in which non-Cabinet officials such as the White House Chief of Staff, the Director of the Office of Management and Budget, and the National Security Advisor are now as powerful as or more powerful than some Cabinet officials." (La fuente es Wikipedia, que no siempre es muy confiable, pero en fin, esto no es un paper...).

Danny Mazza:

Te quejás de que Díaz Bancalari y no sé quién son "todos genuflexos", pero, nuevamente, si tuviéramos un Congreso que le hiciera una férrea oposición al Poeder Ejecutivo, estaríamos en serios serios problemas. (En parte, fue lo que le sucedió a Ricardo Alfonsín luego de las elecciones de 1987)
Te aclaro que mis simpatías por Díaz Bancalari rondan, digamos, el 0%, o el 0.0%, pero eso no tiene NADA NADA que ver - me parece - con lo que está bajo análisis.
Saludos,
Carlos V

Anonymous said...

Carlos V : Cómo que no tiene nada que ver?????. Hablan de parlamentarismo y con quién lo quieren hacer, con los actuales legisladores??? Vamos muchachos, dejen la teoría de laboratorio y las discusiones doctrinarias de otros países y traten de darse un baño de realidad. Bajo las actuales circunstancias el parlamentarismo es imposible porque el presidente tiene absolutamente todo el poder, como ya lo expliqué varias veces. Yo podría recitar a Montesquieu durante horas, el tema es si su ideas son aplicables aquí y ahora con esta clase política. Ahora bien, les propongo lo siguiente : quieren que el poder presidencial absoluto quede limitado???. Entonces hay que ir a un sistema totalmente Federal, en donde la ley de coparticipación se aplique justamente al revés que ahora : que cada provincia recaude sus propios impuestos y solamente gire una pequeña parte para sostener el Gobierno Nacional que no tendría más que 2 ó 3 Ministerios : el de Defensa y el de Relaciones Exteriores , pudiendo agregar el de Economía. Todos los demás se suprimirían porque no tienen razón de ser. No hay Colegios Nacionales, ni Hospitales Nacionales (para que me sirven esos 2 ministerios??)
En las provincias existen los Ministerios de Trabajo, de Obras y Servicios Públicos, etc que llevan a cabo las políticas que les interesa a cada ciudadano de provincia.Y esto no es difícil llevarlo a la práctica si se arme una Confederación de Partidos que exponga esta plataforma y arrastre a todos aquellos que provincialmente tengan la misma idea (quien podría negarse???, porque los ciudadanos provinciales seguramente avalarían esta postura). A partir de allí, sin el apoyo de la burocracia de la administración pública nacional , el presidente necesitaria llegar a acuerdos con los gobernadores de provincia y con los legisladores, ya que aquellos no tendrían que mendigar que le envie ayuda, ni partidas especiales.Si quieren laseguimos luego.
Dany Mazza

Anonymous said...

Dany Mazza:
En fin...
Saludos!
Carlos V

Anonymous said...

Rectius: "no veo bien en qué sentido el Congreso estadounidense 'co-dirige' la burocracia."
Saludos,
CV

Anonymous said...

CV, cuando digo que el Congreso co-dirige la burocracia con el presidente, quiero decir que es responsable del nombramiento y destitución de muchas agencias burocráticas. Muchas de estas agencias son independientes, en el sentido de que tienen autonomía funcional y presupuestaria, y sus miembros no pueden ser removidos unilateralmente por el presidente. Tanto el Congreso como el presidente participan del nombramiento de los miembros de estas agencias. PAra unn listado, mirá este link de wilkipedia y explorá quien las creo, quien selecciona a sus miembros, y quien los destituye, y despues decime si el Congreso no es un actor fundamental en todo esto: http://en.wikipedia.org/wiki/Independent_agencies_of_the_United_States_government.
El Congreso estadounidense, mi querido CV, no sólo está para "legislar", sino para gobernar, con todas las letras. En USA se dieron cuenta hace mucho que la diferencia entre legislar y ejecutar es vaga y borrosa, y que un Congreso que no tenga poder sobre la burocracia no sirve para nada, ni siquiera para legislar.

Danny Mazza, veo que los baños de realidad que te diste no han impedido que se te sequen las ideas. Desde que nací me vienen martillando la cabeza gente como vos diciendo que el problema de argentina es puramente moral, cultural, y me cansé de ver gente que, después de asumir el poder con ese lema, cae en los abismos de la corrupción con una facilidad increíble. Incluso hasta los militares esgrimieron ese argumento para destruir la democracia, arrogandose la salvación moral del país. No jodas mas con tus sermones baratos. Es como si estuvieramos hablando de estrategias de futbol y vos vengas diciendo que ninguna estrategia sirve porque somos todos unos pataduras. Y bue..., puede ser que seamos pataduras, pero vos no nos vas a enseñar a ser maradona por más que nos grites y nos ladres. Acá estamos hablando de estrategias, de arreglos institucionales, de políticas, no de moral. Tu insistencia a hablar de moral puede indicar dos cosas: o que no sabes nada de instituciones, o que sos un moralista insoportable.
Malvestiti

Anonymous said...

Malvestitti:
Gracias por el link.
Conozco más o menos la temática puesto que he leído Control Judicial de la Administración Pública de Héctor Mairal y Administración y Justicia de Guido Tawil (además de algunas otras cosas sobre el punto de Bernard Schwartz y Cass Sunstein)

Pero entonces tu argumento acerca de que el presidencialismo argentino funciona mal (y el de USA bien) en definitiva descansa en que aquí (todavía) no tenemos agencias regulatorias independientes?

En otras palabras, el presidencialismo argentino funciona mal porque adoptó - de manera predominante hasta hace muy poco - un régime administratif importado del derecho francés?
(Como seguramente sabrás, a partir de la década del noventa y en el marco del proceso de privatizaciones ha habido un pronunciado intento de importar el modelo de agencias regulatorias independientes con los llamados entes reguladores, que hasta el momento han funcionado con muchos déficits).
Saludos,
Carlos V

Anonymous said...

Gracias CV por tus comentarios. Yo no soy un experto como parece que sos vos en administración pública, pero dejame decir un par de cosas. Sería ingenuo decir que el presidencialismo estadounidense funciona bien porque el congreso tiene poder sobre la burocracia. Como vos sabes, son muchas las variables que influyen, y acá se me ocurren solo algunas. Pero es que, además, no creo que el presidencialismo estadounidense funcione bien, solo un poco mejor que los presidencialismos latinoamericanos. Para no aburrirte, suscribo todos los argumentos expuestos por Bruce Ackerman en "the new separation of powers". Leelo y despues si queres comentamos. Mi posición es esta: prefiero el parlamentarismo (y creo que en Argentina es viable una reforma desde abajo hacia el parlamentarismo), pero si éste no es factible, al menos demosle al Congreso argentino un mayor poder sobre la burocracia y el gobierno. Fijate que además del papel del Congreso estadounidense sobre las agencias independientes, el Congreso controla la administración pública en muchas facetas, de un modo más directo que acá. En primer lugar, las comisiones legislativas están organizadas en función de las áreas temáticas ministeriales, y las reuniones de los legisladores con los burócratas son muchisimo mas intensas que acá. El senado ratifica los ministros. Las comisinoes de control legislativo en Usa son mucho más comunes. Y finalmente, no creo que todas las agencias independientes que te mencioné estén directamente relacionadas con la privatización.


Malvestiti

Anonymous said...

Malvestitti:

"Yo no soy un experto como parece que sos vos en administración pública, pero dejame decir un par de cosas."

No, no soy un experto en Administración Pública, pero si considero que tengo una más que razonable competencia en el área del Derecho Administrativo. :)

Leí el artículo que señalás de Bruce Ackerman (como seguramente sabrás, fue publicado en Harvard Law Review, en el 2000).

Ahora no lo tengo muy presente, pero me pareció un artículo muy interesante.

Y en general, todo lo que he leído de Ackerman me resulta atractivo.

Sobre lo que decís, estoy simplemente tratando de entender mejor tu abordaje del tema.

Decís: "... las comisiones legislativas están organizadas en función de las áreas temáticas ministeriales, y las reuniones de los legisladores con los burócratas son muchisimo mas intensas que acá."

Pero, pregunto: esto no es algo que el Congreso podría perfectamente instrumentar, y que depende pura y exclusivamente del uso de facultades que le son inherentes?

Es decir, organizar "comisiones legislativas" espejando las áreas temáticas ministeriales es algo que el Congreso podría perfectamente hacer con las necesarias modificaciones a sus respectivos reglamentos (Reglamento de la Honorable Cámara de Diputados - Resolución 2019/96; Reglamento de la Cámara de Senadores de la Nación - resolución DR-1388/02 y modificatorias)

"Las comisinoes de control legislativo en Usa son mucho más comunes" Ídem anterior.

"Y finalmente, no creo que todas las agencias independientes que te mencioné estén directamente relacionadas con la privatización."
Yo nunca sostuve este punto. Simplemente afirmé que la pretensión de extrapolar instituciones del modelo de derecho administrativo norteamericano fue coétanea con el proceso de privatizaciones. (No hay necesariamente correlación y menos causalidad.
Es claro que podría perfectamente haber un proceso de privatizaciones sin agencias regulatorias independientes; y agencias regulatorias independientes sin un proceso de privatizaciones (claro que, por obvias razones, la actividad a regular ya tiene que estar en manos de los privados))

Bueno, saludos!
CV


pd: Un artículo de Robert Elgie, por si te interesara:
http://www.dcu.ie/~cis/PDF/publications/2004_6.pdf

Anonymous said...

Gracias CV por el articulo de Elgie, claro que me interesa. Me interesa mucho el debate parlamentarismo vs. presidencialismo, por supuesto, y todo lo que he leído me induce a apoyar el parlamentarismo. Obvio que, dentro de los presidencialismos, hay tipos y tipos. No todos son iguales. Un artículo buenísimo es el de Gabriel Negretto (argentino), "minority presidents and democratic performance". Pero aunque haya presidencialismos mejores que otros, yo sigo pensando que el parlamentarismo es notablemente superior, en todos los sentidos. Y acá no vale apelar a una inexistente tradición presidencialista, porque la única tradición que tuvimos en el siglo pasado fue de regímenes autoritarios y semidemocracias. Y el presidencialismo argentino, desde 1983, no puede funcionar peor. Un abrazo

Anonymous said...

Por cierto CV, ¿de que lado estas? Apoyas este presidencialismo argentino, o crees que debería ser reformado. Y si crees que debería ser reformado, ¿qué reformas harías? y ¿por qué?
Yo ya he dado mis opiniones, creo que aunque controvertidas, son claras. Malvestiti