Sunday, May 20, 2007

Celebrity deathmatch: parlamentarismo vs presidencialismo

Hace algunos días se nos viene requiriendo opinión sobre si a la Argentina le convendría o no adoptar un sistema de gobierno parlamentario, idea que Duhalde ha repetido en su retorno mediático de los últimos días (mientras Varsky lo trataba como a un estadista y el ex-bañero y ex-presidente contaba anécdotas de una banalidad más propia de su primer empleo que del segundo), y que también Aníbal Ibarra propone para la Ciudad de Buenos Aires. Siendo todo lo demás constante, al Criador le gusta más el parlamentarismo que el presidencialismo, no por la razón que suele esgrimirse ("jerarquizar al parlamento", "favorecer el diálogo", "mejorar el control sobre el Ejecutivo", etc.) sino precisamente por lo contrario: porque el parlamentarismo casi que garantiza la existencia de una misma mayoría en ambos poderes, agilizando la toma de decisiones y despejando cualquier duda sobre quién es responsable de lo hecho*. Pero como el Criador es apenas un tibio y prudente reformista, no sugeriría el cambio de sistema de gobierno. Primero, porque no existe experiencia (que el Criador recuerde) sobre pasaje de presidencialismo a parlamentarismo, y ¿cuál es la necesidad de ser conejillo de indias? Segundo, porque aunque los bloques parlamentarios argentinos tengan cierta disciplina, parecen no tener esa unidad casi monolítica sin la cual -Sartori dixit- "el parlamentarismo cae en un asambleismo disfuncional". ¿Puede el parlamentarismo por sí mismo inducir a que se genere esa disciplina? Como no hay experiencias significativas de paso de un sistema al otro, no sabemos. Es decir, es una transformación demasiado grande como para andar haciendo de precursor. Tercero, porque al menos en lo que el Criador ha leído, la evidencia es "inconclusive" en términos de generación de riqueza o estabilidad democrática de ambos sistemas. Cuando Linz escribía (y aquí apunta la diferencia del Criador con Gargarella -mencionada en un comment-, autor al cual éste aludía para fundamentar su preferencia parlamentarista), comparaba los presidencialismos latinoamericanos con los parlamentarismos europeos, con contundentes ventajas para los últimos. El problema era que no aislaba la variable independiente: los primeros eran pobres y presidencialistas, los segundos ricos y parlamentarios; ¿cuál de ambas variables generaba sus dispares resultados en términos de supervivencia democrática? Como la ciencia política avanzó desde Linz para acá, y empezó a incluir decenas de casos asiáticos y africanos, así como una mayor longitud temporal de los estudios, dejó de estar tan claro cuál sistema generaba más frecuentemente consecuencias positivas. Por todo esto, el Criador se quedaría con lo que tenemos. Como prueba para el resto del país, la Ciudad podría pasar a un parlamentarismo, básicamente porque se gobierna sola (De la Rúa parecía un estadista en 1999), aunque modificando el actual sistema electoral extremadamente proporcional, así como las reglas internas de la Legislatura, también proclives a la ruptura de los bloques y el mono-bloquismo (lo cual es una contradicción en los términos: un bloque no puede tener un miembro, y mucho menos un presidente, cargos para repartir, etc.).

* El Criador ve la democracia ante todo como un mecanismo de control, de posibilidad de remoción de los gobernantes. En un gobierno representativo, por múltiples (y buenas) razones, las decisiones las toman los gobernantes, no el electorado. Por otra parte, dado que en la mayoría de los casos no existe LA mayoría, sino que -aunque parezca ilógico- en un mismo tema puede haber varias mayorías distintas, el triunfo de una u otra siendo decidida por el sistema electoral utilizado, resulta difícil sostener que la esencia de la democracia sea adoptar las políticas que LA mayoría disponga. Si la "voluntad general" no existe, queda ver a la democracia como un poder de remover pacífica y regularmente a los gobernantes por lo actuado en su gestión. Y el parlamentarismo en mucho más transparente en esto: gobierno y oposición están claramente delimitados. Una coalición multipartidista puede oscurecer un poco quién ha tomado cada decisión, pero no deja de estar claro cuáles partidos integran el gobierno y cuáles no. En general existe la fantasía opuesta, de que es mejor que todos acuerden con una decisión. Pero eso puede lograrse si lo que se acuerda es tan general que no compromete ningún interés (el pacto de la moncloa) o si están todos entongados (el pacto de olivos). Como al Criador no le gusta ninguna de ambas alternativas, prefiere tener un gobierno y una oposición claramente diferenciados, incluso a punta de espada (la distancia que separa a ambas bancadas en Gran Bretaña).

23 comments:

FT said...

Comprendo la argumentación, pero me quedan algunas dudas, entre ellas: si nos gusta el parlamentarismo, ¿qué hay del famoso tema de "checks and balances"? Porque entiendo que el invento (¿de Montesquieu?) de la división de poderes en tres apuntaba a impedir lo que ha sido una experiencia humana desafortunadamente frecuente: la de vivir bajo alguna forma de despotismo. Ya se que en Inglaterra se vive con gran libertad hace mucho tiempo, pero no me queda claro si es porque su parlamentarismo sin constitución resiste intentos de despotismo (en este caso, de una mayoría circunstancial) o si es por algún otro factor propio de los ingleses.

Anonymous said...

Entiendo tu punto criador, algo así como que discutir en este pais de cuarta acerca de parlamentarismo y presidencialismo es un lujo que nos excede. Sin embargo nuestros politicos no parecen darse cuenta de lo absurdo, mientras Telerman pone en afiches yo amo Buenos Aires, con el corazon, hordas de mandriles desharrapados rompen toda constitución y una manga de troskos de carton que gana cinco lucas por cortar un boleto, que encima ya viene con troquel, te para el subte y deja a mas de un millones de cristianos a gamba, como para pensar en parlamentarismos nosotros, si todavía no sabemos sonarnos los mocos.
Daniel.

Lord Henry said...

Zaffaroni es otro de los que desde hace rato viene planteando que habría que tender hacia un modelo parlamentarista.

Yo coincido con vos: creo que hoy no están dadas las condiciones para hacer el intento.

Un saludo

El criador de gorilas said...

Ft: me importa más la independencia del Poder Judicial como obstáculo al "despotismo". Pero dividir en dos la estructura de toma de decisiones me parece que puede llevar a parálisis y conflictos que generen, precisamente, las condiciones para que emerja el despotismo. Además, cuando las mayorias divididas del presidencialismo co-gobiernan (como pasa y pasará en la Argentina cuando haya gobiernos no peronistas, dado el perenne sesgo pro-peronista del senado) y las cosas andan mal, no se deslegitima sólo el oficialismo, se debiitan todos. La idea de que "involucrar a todos los actores en la toma de decisiones" es positiva, sólo tiene lógica cuando las cosas resultan bien. Pero cuando hay crisis, eso pone en cuestión a todos los actores. Y si hay algo que sí me preocupa es cuando los sistemas de partidos se volatilizan de golpe...

Anonymous: a ver, me parece que esas cosas que mencionás no son patrimonio exclusivo nuestro. Yo comparto que lo de Telerman es de un grotesco inusual hasta para la Argentina (sus carteles y los del GCBA -que además dicen "Gestión Telerman"- están pegados juntos, usan la misma tipografía y los mismos colores, siendo que la ley de campañas electorales dice muy clarito que en los 60 días previos al comicio no se puede hacer "propaganda institucional que pueda inducir el voto", todo esto avalado por Carrió, La Comisaria de la Moral y las Buenas Costumbres), pero aún así no me parece tan grave. Bush usa el Air Force One para hacer campaña, o vuela en avión de combate (y un solo viaje en uno de esos cuesta decenas de miles de USD) para sacarse una foto poco antes de las elecciones. En cuanto a los "mandriles desharrapados", es cierto, se fueron un poquito al carajo. Pero yo viajo en el Mitre con aire acondicionado y pantallitas de TV, tal vez si viajara apretado y cagado de calor en el Sarmiento adoptaría la costumbre de quemar estaciones... Y en cuanto a los troskos del subte, bueno, yo soy amigo de la flexibilidad laboral... Pero por otra parte, que los gremios del transporte sean ultrapoderosos también es algo bueno, es lo que pasa en países de servicios, primermundistas. Hace 5 años los que podían paralizar a la ciudad eran tipos que ganaban $0, ahora son tipos que ganan $3500, hemos avanzado...

Lord Henry: la diferencia es que Zaffaroni (y Duhalde, Alfonsín, etc.) propone pasar a un parlamentarismo porque lo supone un sistema más "deliberativo", en tanto yo lo propongo por lo que creo (no quiero decir "lo sé") un sistema más decisionista. Un solo actor de veto en vez de dos, tan simple como eso. (Sí, puede haber gobiernos de minoría en el parlamentarismo, pero a la hora de las votaciones cuentan con algún partido que, aun permaneciendo fuera del gabinete, vota con el gobierno).

Anonymous said...

"...que los gremios del transporte sean ultrapoderosos también es algo bueno, es lo que pasa en países de servicios, primermundistas..."
Una aclaracion, por favor

sindrome said...

el parlamentarismo es la forma propia de una clase social burguesa en ascenso. por algo el gorila la desdeña: el prefiere la patria oligarca para diez millones de personas. pero un intelectual medio pelo como zaffaroni no puede mas que pedir una república burguesa delegativa (democracia representativa). A ver, por qué no probamos con una democracia directa? o les asusta mucho la "barbarie" popular?
saludos, cipayitos

Anonymous said...

una acotación: no quiero parecer una vieja, pero más que que los gremios de transporte sean ultrapoderosos, aca pasa que gremios empresas y estado son todo mismo, uno va a la secretaria de transporte de provincia o nacion y realmente no sabe quien es quien. Daniel

Nowhere Man said...

Para abonar el punto del criador, diría que en general ocurre que zaffaroni, duhalde y la "ciencia política popular" tiene un sesgo constitucionalista. Es decir, cree que las leyes por si mismas conllevan resultados. En ningún momento se introduce a los actores y su racionalidad como factores interacrivos al interior de sus hipótesis.

Por lo demás, a no omitir que Sartori señala que el parlamentarismo presenta mucha más variación interna que el presidencialismo. Por ello, postular un cambio de sistema de gobierno es más incierto si prefiere ir hacia el parlamentarismo. Hay una cosa que omiten nuestros wanna be framers: la interacción presidencialismo-federalismo dista por mucho de ser simple. El primordialismo provincialista propio de nuestra "ciencia política popular" difícilmente acepte que las provincias no incidan en el proceso de formación de gobierno, como es en Alemania. La reforma supone, entonces, que intereses territoriales incidan en la formación del ejecutivo? En USA la forma en que se asignan los electores al colegio conlleva un diseño de este tipo, aunque no tan extremo. En un contexto parlamentario, se haría una sesión conjunta o habría una cámara iniciadora y otra revisora? Sería fijo esto? El distinto tamaño actual de las cámaras, cómo jugaría?

Más allá de estos temas, cuya resolución desconozco personalmente, y suponiendo que podemos ponerlos al margen (aunque de hecho no sea posible), no creo que un parlamentarismos sea recomendable. En la actualidad, el sistema de partidos está desestructurado y el peronismo, único partido nacional, internamente es un muy desorganizado. La esperanza quedaría en suponer que se invertiría la lógica causal, de forma tal que el sistema de gobierno fomentaría la centralización relativa del sistema de partidos. Es el argumento de the efficient secret y retomado por Shugart y carey y es muy persuasivo, pero cuesta verlo funcionando en la práctica y descansa en un sistema electoral mayoritario con circunscripciones uninominales. La lógica es que el principio de confianza del gabinete en el parlamento nacionalizaría al elección, porque los votantes entenderían (secretamente) que están votando por un gobierno, y no por su candidato parroquial. Con un sistema proporcional, esto se me hace mucho más difícil de generar (y creo que relativiza la idea de que el parlamentarismo es necesariamente más accountable).

Alberto Samid said...

Che, muy interesante; parece que revivió un pseudo Jauretche. Uno que no lo entendió.
Yo estoy con la democracia directa a full. Pero la directa de verdad, eh? Aquella en la que todos tienen voz y voto. 40 millones en la lista de oradores: para tomar una decisión tardaríamos unos 400 años, cediendo los 5 minutos que cada ciudadano merece hablar. Eso sí, no podemos permitir darle voz y voto a los que adquieren la ciudadanía una vez comenzados los debates; teniendo en cuenta que pocos viven 400 años quizá podamos resolverlo antes.
Delegativa no es deliberativa sino precisamente todo lo contrario. No le voy a permitir que ubique al padre de los garantistas en una posición decisionista.
Para mí que sindrome es Mauro Viale y creanme que lo odio.
Saludos y bifes para todos.

Lector said...

muy buen post, y encima estoy de acuerdo con los argumentos. Pareciera haber tanto diseño institucional más modesto y potencialmente más efectivo todavía pendientes que cambios de esa magnitud suenan poco razonables. Leyendo además los aportes de FT y nowhere man, se me ocurre que podríamos avanzar a una una pregunta más amplia aún: ¿cuál sería la agenda de reformas al régimen político, y en qué orden, que el Criador postularía?? Y otra pregunta, ya bordeando el boludeo no científco: ¿qué peso relativo darían a reformas de ese tipo en cuanto a sus efectos sobre la "trayectoria" en términos de crecimiento, mejor distribución del ingreso, etc? ¿Qué dice la literatura sobre el cruce entre régimen y políticas públicas?

El criador de gorilas said...

Síndrome: "el parlamentarismo es la forma propia de una clase social burguesa en ascenso". ¿Lo qué?

Anonymous: es cierto, aunque estos delegados del subte troskos no están vinculados ni al gobierno ni a la empresa. O queremos sindicatos corrompidos o sindicatos combativos, una de dos...

Nowhere: muy cierto, me olvidé de hablar de la combinación compleja entre parlamentarismo y federalismo. (Acá hay un buen ejemplo del conflicto de competencias que puede surgir entre ambas cámaras: http://en.wikipedia.org/wiki/Australian_constitutional_crisis_of_1975)

Lector: yo transformaría la representación proporcional para la Cámara de Diputados en un sistema mixto-proporcional (Alemania, Nueva Zelanda... ehhhh... y Bolivia y Venezuela), para terminar con los chamuyos sobre la lista sábana. Eliminaría el piso de 5 diputados por provincia. Idealmente, aunque es imposible, crearía distritos de magnitudes homogéneas de alrededor de 10 cargos. Y no le cuento lo que haría con el federalismo y el senado... Pero eso está más fuera de la realidad todavía. (No tengo idea de cuál sería -if any- la consecuencia de nada de esto en términos de riqueza, distribución, etc.).

Anonymous said...

comparto lo que dijo el criador sobre Zaffaroni y Duhalde y luego ratificó Nowhere Man: su postulación en favor del parlamentarismo parecería estar basada en la fe en que la leyes por sí mismas obran directamente sobre el comportamiento de los actores. Extraño en Zaffaroni, porque en derecho penal no es nada apegado a la ley y suele extraviarse en consideraciones "sociologicas", no sorprende de Duhalde: sabe poco de nada, su bagaje es más bien la experiencia que da el conocimiento de la rosca. Para ver que no es así, alcanza con considerar qué sucedió con ese engendro semi parlamentarista que fue la introducción de la figura de Jefe de Gabinete en la reforma del 94. Tampoco puedo dejar de coincidir con la observación de Nowhere acerca de la inexistencia de partidos que funcionen verdaderamente como tales, sin éstos, cualquier discusión acerca de la conveniencia entre parlamentarismo y presidencialismo deviene literatura. En general nuestros politicos, cuando han tenido oportunidad de introducir algun rediseño en lo institucional, han olvidado la participación de los actores que operaban sobre las existentes, como si el solo cambio legislativo bastara para cambiar comportamientos asentados durante decadas: Ley Mucci, que encima fracaso (e igual hubiera fracasado aunque saliera). Por eso me rio un poco cuando se pide "propuestas" en las campañas, como si "llegar al poder" otorgara a la voluntad del gobernante facultades suficientes para modificar la realidad, como si esta fuera una tabula rasa que puede modificar a su arbitrio. Más que propuestas, habria que pedirles a los politicos que expliquen que quieren hacer, a quien van a reventar para lograrlo, cómo, con que y con quien, no? Bueno, me fui un poco, finalmente lo de las provincias, subyace la diferencia entre constitución formal y real, quizá ahora un poco atenuado por el centralismo de caja que les impuso Kirchner, pero siempre los gobernadores vía manejo del senado, fueron poseedores de al menos una suerte de poder de veto en lo que hace a la gobernabilidad y reformas instutcionales relevantes, el caso mas concreto es el de la coparticipación y otro la sobrerepresentación de distritos minimos. Las famosas catorce tolderías.

Anonymous said...

y en cuanto a sindicatos criador, tan polarizada es la opción: "sindicatos corrompidos o sindicatos combativos"? nada más?? porque no un sindicalismo a la uruguaya, clasista, insobornable, pero racional. Me dirá con razon, porque no somos uruguayos, pero entonces, estamos condenados'??

perdon por tantos off topics, sé que no son del todo pertinentes, y si digo alguna burrada, excusenla en que no soy politologo ni tengo el bagaje de lecturas que uds.
sds

FT said...

Todo muy interesante y pocas "burradas" (me gustaría decir "ninguna", pero no puedo cuando veo aparecer las palabras "burguesa" y "cipayitos"). Pero, para facilitar el seguimiento de la discusión, ¿podrían los distintos "anonymous" adjudicarse aunque sea un pseudónimo? Ya se que el Criador puede ser temible (pregúntenle a Rollo), pero no es para tanto.
Criador: ya que estamos lanzados a fantasear y emulando la interrogación insaciable de Hannibal Lector, ¿porqué no nos cuenta qué haría con el federalismo y el senado? Y ya que desde un blog y con pseudónimos podemos rediseñar el mundo impunemente, ¿que haría con la Cámara de los Lores inglesa? Sobre la base de lo que me contestó antes, supongo que "vuela". Pero no termina de convencerme que las trabas a la "ejecutividad" no tengan sus méritos. Recuerdo el comentario de un civil service danés hace poco que dijo, orgullosamente y con bastante sentido para mí, que "nos encargamos de que ni una ocasional mayoría de izquierda nos lleve muy a la izquierda, ni una de derecha nos lleve muy para su lado".

Anonymous said...

Me fuí Criador, pero el domingo hubo elecciones, no le voy a pedir un post ad hoc, total ganamos con el 80 %.
Pero le desvío su atención por un momento con dos imágenes del triunfo pinguino radical. En una se lo ve al gobernador triunfante delante de banderas con la imagen del Che, y en la misma nota periodística se informa el gran aporte que un partido procesista,aunque la verdad es que es anterior a ESA dictadura, le brinda al triunfo de Sanz.Quienes son los confundidos?
Se viene un comentario sobre las identidades, existen?, o es a ver quien junta más y después vemo que hacemo.

Maq said...

Discrepo parcialmente con los que minimizan la importancia de las leyes en el comportamiento. Yo creo que la tienen, y mucha: si cambiamos leyes, vamos a cambiar comportamiento, por eso es tan frecuente que los actores políticos se preocupen por (no) modificar las leyes escritas. Pero eso no significa que los nuevos comportamientos vayan a ser los que querían aquellos q cambiaron las leyes. En ese punto si coincido con los q critican las propuestas de Zaffaroni. A Duhalde no lo subestimen, por favor, que con un sistema parlamentario el justicialismo bonaerense hubiera sido mucho más fuerte de lo que fue, y K nunca le hubiera sacado el poder...

Criador: "los gremios del transporte sean ultrapoderosos también es algo bueno, es lo que pasa en países de servicios, primermundistas. Hace 5 años los que podían paralizar a la ciudad eran tipos que ganaban $0, ahora son tipos que ganan $3500, hemos avanzado..." Si esto fuera cierto, vendríamos siendo primermundistas desde la época de Onganía, no olvidemos cuando Krieger Vasena, en referencia a los obreros automotores de Córdoba, dijo q lo habían sacado "los obreros mejor pagos del país".
Más bien, el caso del subte da para reformular ideas sobre cómo las ideologías que hablan de los "pobres y oprimidos" sirven para beneficiar a los que no son para nada pobres ni oprimidos.

Anonymous (el que habló del triunfo de Saiz): Estuve leyendo el diario Rio Negro de la ultima semana y lo acusaban al tipo de haber contratado a un ex agente de la SIDE, que además está involucrado en una causa de Suarez Mason, para espiar opositores...

Nowhere Man said...

Maq: El peronismo bonaerense habría sido super poderoso con un sistema parlamentario? Are you talking to me Chilavert? Su hipótesis supone que el sistema parlamentario resultante equivaldría al modelo Westminster?Eliminaría el senado? Toda especulación sobre una reforma del sistema de gobierno debe partir del conocimiento acerca del statu quo. Si en 2002 o en la actualidad los gobernadores y el poder provincial en sentido general son la base de la construcción de poder, es insostenible que un parlamentarismo haga tabula rasa con su poder de veto institucional.

Por lo demás, nadie desestima a las instituciones; se sostiene que los abogados piensan que ellas hablan por sí mismas, sin atender a la forma en que interactúan con la racionalidad de los actores. A manera de ejemplo, los deliberativistas enaltecen el parlamentarismo porque les es más afín la imagen de una esfera pública en miniatura, donde los representantes debaten sobre ideas. En ningún momento especulan sobre los incentivos electorales, el peso que tiene el pork-barrel y la debilidad organizacional de los partidos para alterar sus cálculos y abortar la democracia deliberativa.

manolo said...

Maq
Un servicio civil a la inglesa o los funcionarios a la francesa, implica autonomía de la línea.
Si bien no son un poder constitucionalmente establecido, actúan como contrapeso.
Quienes pertenecieron o pertenecen a la Administración, pueden dar fe de las chicanas.
No importa si sos de derecha o izquierda, la defensa de la “Institución” siempre es primero.

Maq said...

Nowhere: Me interpretó mal. Yo nunca quise decir q con un sistema parlamentario el peronismo bonaerense sería "super" poderoso; solo apuntaba a señalar que, en el caso de haber un sistema parlamentario, los 40-50 diputados q podría llegar a reunir lo harían gravitar decisivamente en la formación del gobierno, y posiblemente en la elección del primer ministro. Esto no supone eliminar el Senado, ni establecer un sistema Westminster, ni nada de eso. Obvio q no podemos predecir exactamente cómo funcionaría un parlamentarismo de ese estilo, pero pienso q un lider bonaerense fuerte tendría mas peso en el q en un sistema presidencial en el cual tiene q reunir una mayoría en todo el país. No nos olvidemos q Duhalde perdió en 1999 y accedió al poder en 2002 gracias a una elección cuasi-parlamentaria, luego de q RSaa renunciara porq el tipo le quitó el apoyo. Para decirlo con otras palabras: al margen de la sobrerrepresentación de los distritos chicos, etc, la provincia de Buenos Aires tiene muchos mas representantes en el Congreso q cualquiera de las otras, y por eso en un sistema parlamentario gravitaría mucho más q hoy en la elección del ejecutivo.

Nowhere Man said...

Me resulta muy instructivo recurrir ala presidencia de Duhalde a la manera de un método experimental para evaluar una potencial reforma. Pero discrepo de su interpretación maq. A mi manera de ver, el centro de gravedad de la coalición duhaldista no era tan bonaerense como usted sugiere. Recuerdo por entonces las sucesivas reuniones del consejo federal de inversiones pra definir cuestiones asociadas con la coparticipación y otras pautas institucionales fundamentales para la macroeconomía. El CFI es una institución que, al igual que los demás CF's, contradice el espíritu del presidencialismo federal, al definir en una arena extraparlamentaria lo que debería definirse en el Senado, cámara de representación territorial. Esta perspectiva leguleya-normativa estaba presente en las críticas que desde el republicanismo se le hacóan al modelo de políticas públicas Duhaldistas. Recuerdo la indignación de Botana y a Escudé acuñando la fórmula "Juan Manuel de Duhalde". En todo caso, el punto es que la experiencia de Duhalde presidente, aún en un cotexto parlamentario de facto no erradicó el componente provincial-territorial de la toma de decisiones. No se si atribuírselo al federalismo qua arquitectura constitucional (Riker diría que no).

El CFI es un ejemplo, pero debe haber más. En general, es muy difícil evaluar la dinámica intralegislativa, o bien, ejecutivo-legislativo, atendiendo a lo empíricamente observable. Por ello es útil el modelo del cartel; quizás aplicarlo a la época de Duhalde sería de utilidad.

Gustavo Arballo said...

Concuerdo con lo dicho en el post, Criador. En una salvedad, menor, digo que el supuesto poder de los gobernadores para "manejar" el Senado no se verifica empíricamente. Es cierto que tienen alguna hendija de veto (o de negociaciones ad hoc) para hacer piruetas con copa y ATNs, pero ese poder no pudo impedir que el Estado Nacional en los 90s les transfiriera potestades y atribuciones -de las que se desprendió- sin la correlativa asignación de recursos.

Ulschmidt said...

Lo dicho mas arriba, y el sistema federal? y la liga de gobernadores? el presidente tiene que lidiar con ellos, no puede darles ordenes. (un ratito, cuando tiene mucha plata para revolear, pero en el fondo no)

Martín said...

Yo opino que sería necesario darle un poco más de poder al Congreso. El problema es que la mayoría de los legisladores, especialmente los diputados, le deben sus bancas a tal o cual caudillo -opositor u oficialista- y votan como él les ordena. Habría que acabar con el sistema de listas sábanas que existe y reemplazarlo por uno de circunscripciones, que le de a los diputados un perfíl más alto (porque entran tras haber hecho campaña y ganado en su distrito, y no simplemente por ocupar un lugar en una lista encabezada por un candidato taquillero). Haciendo eso, tendríamos algo parecido al parlamentarismo.