Thursday, April 27, 2006

Látigo Coggi y el parlamentarismo

El Whip (látigo) es una de las instituciones políticas menos hipócritas que existen. En el mundo anglosajón, el Whip es el tipo/la mina que se encarga de disciplinar a sus compañeros de bloque, no necesariamente a los rebencazos. En Gran Bretaña tienen residencia oficial (9 Downing St. hasta hace un tiempo) y cargos inventados que en verdad no cumplen porque se dedican a rosquear todo el día. Si el whip de tu partido te dice que "your attendance is absolutely essential" con un solo subrayado, no pasa nada, pero cuando la cosa llega a tres subrayados el que no es mano enyesada no reelige (al menos no por ese partido). Así, pese a su creciente impopularidad, Blair ha perdido apenas una que otra votación en casi 10 años, una de las cuales fue lograda mediante una estratagema copiada del programa de TV The West Wing.

Toda esta introducción, ¿para qué, se preguntará el lector? Para solicitar a los futuros entrevistados por el diario La Nación (especialmente los sábados, en la parte de abajo a la izquierda de la tapa) que no se quejen más de que el Congreso argentino está pintado, que se ahoga la disidencia, que cómo puede ser que los legisladores no voten según su conciencia... También va para los que quieren pasar a un sistema parlamentario para que "el parlamento tenga más peso" (lo que se opina acá, acá, acá, e inclusó acá, para decir lo contrario, que debe mantenerse el presidencialismo para que el Ejecutivo sea más fuerte). Les recomiendo que analicen cuántos proyectos presentan los legisladores en Gran Bretaña; más aún, cuántos proyectos de la oposición son aprobados sobre el total que presentan (diría 0%, pero 0/0 no da 0). Alguien debería decirle a los ingleses que hace siglos viven bajo una hegemonía fascista y no se dieron cuenta...

PD: ¿Por qué será que los líderes bonaerenses en decadencia aman el parlamentarismo?
PD2: Tony ríe, pero en el fondo está preocupado por las relaciones prematrimoniales, la cohabitación en pareja y la pérdida del valor de la virginidad femenina. Como dijimos antes: que vuelva Herminio.

2 comments:

El partizano said...

A partir de la sutil apreciación hecha en este post, podemos señalar que a medida que los líderes políticos vernáculos ven escurrir su poder político presidencial se inclinan por el parlamentarismo, en una especie de lupus ortelanismo político?? El día que se den cuenta que un sistema de gobierno parlamentario concentra poder y no lo dispersa, los días del presidencialismo estarán contados.

El criador de gorilas said...

Dado el conocido impacto de este blog en las altas esferas de poder, partiggiano, creo que de acá a un año veremos una reforma constitucional en tal dirección. Si somos un país de rugby y hockey, ¿por qué no adoptar instituciones Westminster?

PD: se lesionó Nani Corletto. Madonna no es para cualquiera.